2.12.20

CHICAS SALVAJES DE RORY POWER

 

Título: Chicas Salvajes | Autora: Rory Power | Traductora: Eva González Rosales | Editorial: Hidra | Precio: 16'62€ | Ilustración: Akyut Aydoğu


Una vez más, las clases han vuelto (hace casi tres meses, si, pero bueno) y con ello mis ganas de hacer cosas se han ido por la ventana. Sinceramente este libro iba a ser el primero reseñado en el nuevo canal que pretendía abrir, pero siendo realistas, no tengo la cabeza ahora para meterme en fregados, y no podía esperar más para hablaros de este libro que, sinceramente, creo que es mi mejor lectura de 2020. Sin dobleces, me ha fascinado y no me la he podido sacar de la cabeza. Y aunque he tenido algún problema con la traducción, ello no ha hecho que me enamorara por completo de los personajes y la trama. Porque para empezar, en esta historia se plantea un problema que puede recordarnos mucho a nuestra situación actual, salvando las distancias, y es verdad que quizás estando como estamos lo último que queramos sea leer sobre enfermedades misteriosas y cuarentenas, pero os prometo que... es otro rollo.

Chicas Salvajes tiene lugar en la academia femenina Raxter ublicada en una isla alejada de prácticamente todo. Dieciocho meses después del inicio de una extraña enfermedad bautizada como Tox que causó la cuarentena del centro así como numerosas muertes, las protagonistas están siguiendo con su vida allí encerradas, una vida extraña y sin mucho futuro, puesto que pasan los días y cada vez más chicas son enviadas a la enfermería para no volver. El Tox mata, pero también causa efectos desconocidos: una chica tiene un brazo extra lleno de escamas de lagarto plateadas, otra tiene dos latidos, y otra de ellas, dos columnas vertebrales. Hetty, una de las protagonistas, ha perdido un ojo y ahora debajo del párpado donde se encontraba, en la cuenca, empieza a surgir un extraño ente que debe ser contenido cosiendo el párpado para evitar infecciones. Esto no es relevante en su historia pero si que lo es para comprender qué es el Tox y por qué están allí encerradas. Además, el bosque se ha convertido en un lugar extraño y peligroso, ya que las habitantes de la academia no han sido las únicas afectadas por el virus, con lo que salir sería una provocación a una muerte aún más prematura. Hetty, Byatt y Reese son los personajes principales, seguiremos sus pasos, y con una narración desde el punto de vista de las dos primeras, iremos avanzando por la trama.

Sé que a mucha gente este libro le ha decepcionado y puedo entender por qué. Chicas Salvajes es una novela a mi parecer consistente, pero que utiliza los recursos de  modo que al llegar al final sea fácil quedarte con una sensación de estafa. De verdad que creo que esta historia hay que leerla entre líneas y eso no siempre es del agrado de todos. Y es que a simple vista puede parecer que las chicas no tienen profundidad o que no nos cuentan apenas nada sobre ellas, sobre lo que ocurre, que todo es demasiado hermético. Sin embargo, yo he conseguido entender a los personajes, sus motivaciones y lo que les sucede simplemente viendo su entorno y los pequeños gestos. Es un libro que no se cómo explicarlo sin parecer una pedante pretenciosa de mierda, pero cuenta mucho más por lo que calla que por lo que cuenta- Es verdad que a veces puede ser lento que te cagas, no lo niego, pero es de las pocas pegas que puedo ponerle.

Los personajes me han gustado mucho, especialmente Reese y Hetty, ya que a Byatt la perdemos la pista enseguida y lo que nos cuenta después está emborronado por su enfermedad, sus desvaríos, y es todo mucho más confuso.... pero no por ello incomprensible. 

Reese y Hetty acaban manteniendo una relación que sinceramente, ya era hora. Y lo digo porque estamos acostumbrados a ver relaciones de amistad muy convencionales que se rompen por cosas mucho menos serias y que jamás se recuperan, y claro, esas cosas pasan, pero lo que no pasa es tener la capacidad emocional y resolutiva de arreglar las cosas de un zapato. Hetty por un lado es una chica normal, con miedos y enfados, que en una situación en la que Reese se siente traicionada por ella, lejos de arrastrarse y pedir perdón, pone la lógica sobre la mesa y no se deja amedrentar. Reese es una persona mucho más pasional, pero que sabe arreglar los conflictos cuando mantienen la cabeza fría. Me ha gustado su relación porque, lejos de ser frágil, es resistente. Discuten, si, pero no es el fin del mundo y saben que hay cosas más importantes que su relación, que se pueden perdonar y que un tiempo separadas no es malo per se. Puede parecer que estoy contando obviedades, pero es que estas relaciones femeninas que se muestran en las novelas me han parecido auténticas y reales, lejos de las niñatadas que muchas veces vemos en novelas (tristemente también escritas por mujeres) que no representan para nada lo que es tener un grupo de amigas, o no ya de amigas, ya que allí son compañeras y eso no implica necesariamente una amistad. Madre mía, ¡si es que hasta se menciona la regla como algo importante en la novela! Y es que precisamente uno de los síntomas del Tox es la ausencia de la regla, y se le da importancia a lo largo de toda la historia. Hablamos de mujeres cissexuales en edad reproductiva y un virus aparece ¿cómo se gestiona la menstruación? no solo que desaparezca, si no hablar de cosas como tampones y dolores. En Los Juegos del Hambre, por ejemplo, nunca se menciona, y diréis que no es relevante pero en la arena estoy segura de que es una putada enorme tener la regla, es una cosa que te puede dejar en desventaja frente a tus contrincantes. Algo tan cotidiano es omitido miles de veces en miles de novelas y no se le da la importancia que puede tener. Aquí no, aquí se habla de ello con naturalidad, como una realidad más, como algo que afecta al día a día de las chicas y me parece perfecto.

 Realmente el Tox no es lo importante de la trama, si no todas las relaciones que se muestran a lo largo de la historia. No son relaciones nuevas, llevan allí muchos años antes de que ocurriera nada de aquello y ya se conocen de sobra. Rory Power nos lanza en medio de un montón de chicas que atacarían a su compañera de litera por una manzana enmohecida pero que a la vez darían su vida las unas por las otras. Le añadimos una ambientación maravillosa, con bosques neblinosos, esa academia que está que se cae a pedazos... y un puntito de body horror y ta está. Suficiente.

Estoy segura de que si esta historia hubiera estado protagonizada por chicos habría tenido mucha más relevancia y quizás este siendo un poco inconexa con los puntos que quiero tratar pero ¿sabéis cuando os gusta mucho algo y no sabéis muy bien como expresar los motivos aunque lo tengáis clarísimo? Chicas Salvajes es el ejemplo de ello. No es una novela escrita para pasar las páginas sin parar, sin tiempo para reflexionar sobre lo que has leído. Sinceramente me costó más de un mes terminarlo (tampoco tenía la cabeza muy despejada, y eso seguramente ayudó a ello) pero cuando lo hice, sentí que había leído algo diferente. 

Ya me contaréis, pero por mi parte, poco hay más que decir, lo dije al principio y lo digo ahora: Chicas Salvajes es de mis mejores lecturas de 2020, si no la mejor.






No hay comentarios

Publicar un comentario

Design by Winter Studio © 2015.