21.5.15

Amanecer Rojo de Pierce Brown


Con el motivo del  lanzamiento en España de Hijo Dorado, la segunda parte de esta trilogía, he creído conveniente hacer una relectura de Amanecer Rojo. Mientras que Hijo Dorado me ha dejado sin palabras (si, está leído y pendiente de reseña, y eso que yo no hago reseñas de segundas partes) no puedo decir lo mismo de su predecesor. Pero dejaré las comparaciones para la correspondiente reseña y me centraré en lo que nos ocupa.

En un futuro en el que la humanidad ha llegado a Marte, un sistema de castas por colores organiza la sociedad. Los de más alto rango, los dorados, gobiernan, dirigen guerras y explotan a los colores inferiores en pos de un falso equilibrio que les resulta más que conveniente. En el otro extremo están los rojos, lo más bajo a lo que puede aspirar la humanidad, relegados a los trabajos más peligrosos, pasando hambre y viviendo prácticamente en la miseria. Entre medias hay toda una gama de colores, cada uno con sus propósitos marcados, que mantienen en pie el funcionamiento de la sociedad. Darrow es un rojo que trabaja en las minas de Marte. Es un sondeainfiernos, trabaja duramente ajeno a lo que sucede sobre las minas, pensando que lo único que hacen es acondicionar el terreno marciano para que la humanidad pueda asentarse en el planeta, creyendo que algún día serán recompensados por su sacrificio. Pero después de una serie de acontecimientos, los Hijos de Ares, una organización terrorista, lo sacan de las minas, de su hogar, y le muestran la realidad. Así es como Darrow acepta ser parte de su plan para derrocar el sistema de castas desde dentro, convirtiéndose en un dorado y acudiendo al Instituto, que por mucho que su nombre sugiera lo contrario, no se trata de un centro escolar repleto de taquillas y estudiantes con las hormonas revueltas eligiendo pareja para el baile de graduación. Pero considero que es mejor que vosotros mismos descubráis de que se trata exactamente y pasaré con mis impresiones generales del libro.

Mi principal problema es que Darrow es el mayor Gary Stu que me he encontrado nunca en un libro. Es un personaje con el que no he conseguido conectar, porque todo, absolutamente todo le sale bien. Darrow es el elegido, es la caña, puede con todo lo que le echen y más. El otro problema es Mustang, aunque debería decir que en general, los personajes femeninos lo son. Mustang es un personaje fantástico muy desaprovechado en este libro, prácticamente relegado a love interest, lo que es una pena.

Lo mismo ocurre con los otros personajes femeninos, ese gran problema: son fuertes, interesantes, sensibles e inteligentes. El problema no es la caracterización, en absoluto. El problema es el tratamiento que se les da. El escritor ha creado personajes femeninos maravillosos que en esta novela quedan relegados a mártires, intereses amorosos y víctimas. Y da rabia ver personajes como Eo, Mustang o Quinn reducidas a algo así.
Me cuesta escribir esto porque yo ya he leído Hijo Dorado y sé como cambiarán las cosas, pero es lo que hay: en este libro Brown no hizo un buen trabajo con los personajes, a excepción quizás de Servo, el más interesante de todos.

Si seguimos con cosas que no me han terminado de convencer, es que hacia la mitad, se hace tremendamente pesado. Un punto positivo es el uso de la estrategia, un punto negativo sería el uso excesivo de ella, llegando a alargar conquistas, peleas y demás familia hasta la extenuación. Esto quizás sea algo que otras personas más acostumbradas a la fantasía épica, por ejemplo, puedan aguantar o incluso disfrutar, pero para mi ha sido casi un martirio.

Y entonces ¿qué demonios me ha gustado de esta novela que me ha hecho querer leer los siguientes libros? Para empezar, a pesar de sus evidentes carencias, el mundo construido me ha atrapado hasta la médula. Todos los detalles están bien concretados y a diferencia de libros como La Selección, en los que el sistema de castas no tiene ni pies ni cabeza, aquí todo está debidamente explicado. Sigue sin ser justo y sin tener sentido de una manera estrictamente social, pero en el libro, al estar bien explicado, puedes llegar a tragártelo. A fin de cuentas no deja de ser una metáfora, bastante exagerada pero no por ello desacertada, de las clases sociales actuales.

Mucha gente tiene problemas con el inicio del libro, se les hace pesado, no acaba de arrancar. Y yo que soy más rara que un perro verde, tengo que decir que a mi me ha ocurrido exactamente lo contrario. Desde el principio no pude dejar de leer y no me cansé hasta pasada la mitad de la novela por los motivos expuestos más arriba. También os digo que, aunque le haya encontrado tantísimos defectos y problemas, la historia tiene unos giros que no se ven venir, a pesar de que sepamos que a Darrow no le va a salir nada mal, los demás personajes están ahí para salvar la novela y darnos todas esas sorpresas que el protagonista no es capaz de darnos. Y es todo esto lo que hizo que quisiera ver como continuaba esta historia, lo que ya es mucho. Mientras que otras sagas las continuo por cabezonería, esta quise continuarla por genuina curiosidad. Al escribir esta reseña juego con desventaja porque ya se lo que ocurre  en la siguiente entrega, y es difícil resistir la tentación de comentar lo que pasa después de la última página de Amanecer Rojo. Pero ya os adelanto: si con Amanecer Rojo tuvisteis dudas y no os acabó de llenar, más o menos como a mi, dadle una oportunidad a Hijo Dorado porque os vais a quedar con la boca abierta. Y si no, es que no sabéis nada de la vida.

Y a los que no habéis decidido si Amanecer Rojo es para vosotros o no, no puedo más que deciros que lo intentéis. A pesar de todos sus defectos, no dejaría de recomendar este libro.  Vosotros decidís si pisáis el suelo de Marte u os quedáis en la Tierra.

7 comentarios:

  1. Fue una de mis mejores lecturas del 2014 y ahora que estoy ya con el segundo creo que se lleva la misma notaza... ¡¡¡me está encantando Hijo dorado!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hijo Dorado ha sido una lectura brutal, Amanecer Rojo no entro en mis mejores lecturas pero creo que Hijo Dorado si lo hará :_)

      Eliminar
  2. Esta novela no me llamaba la atención, pero ahora me ha picado la curiosidad, sobretodo porque dices que el segundo libro es mejor. Veamos si el personaje principal no me saca de la lectura, porque odio a los Gary Stus y las Mary Sues.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Darrow hay que tener paciencia, mucha. Esta claro que el escritor tiene talento pero en Amanecer Rojo no brillo, igual por inexperiencia...:P a ver que te parece! ^^

      Eliminar
  3. Hola, con tantos puntos de vista diferente no sé si comprarlo o no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo probaría, aunque tiene sus fallos no es un libro malo y el segundo es una pasada ^^

      Eliminar
  4. ¡Hola! He leído Amanecer Rojo y después de leer lo que dices, me terminas de convencer de que tengo que leer el segundo, es que con Amanecer Rojo he tenido muchas dudas, a ver si se me aclaran con el segundo:)

    ¡Me gustan tus reseñas! :)

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.