20.1.21

GAZANIA DE SOFÍA PARRA

1 comentario
Título: Gazania | Autora: Sofía Parra | Editorial: Roomie Ediciones | Precio: 15,60€ | Ilustraciones: Naranjalidad

Antes de nada, quiero agradecer a Roomie el ejemplar para esta reseña. Es mi primera colaboración con esta editorial y estoy muy contenta con el trato recibido. Lamentablemente, me estreno con una reseña negativa, y no quiero que se tome como algo personal, porque es evidente que no lo es. Tenía ganas de leer Gazania, de verdad. Una historia desde el POV de un pederasta y de la niña que ha secuestrado puede ser desde luego algo muy interesante pero lamentablemente no ha sido el caso. No por falta de interés, que también en parte, algo que comentaré más adelante, si no porque hay demasiados problemas en este libro para que pueda considerarlo una buena lectura, ni pasable tan siquiera. Y me duele decir esto porque no disfruto haciendo reseñas negativas. pero Gazania... ha sido la primera lectura del año y la primera gran decepción.


Con Gazania Sofía Parra nos plantea un problema muy real: la desaparición de menores que sucede cada año en España y el dolor que el mismo conlleva. Gazania es una niña de once años que vive en San Vicente de la Montaña, un pueblo de no mucho más de mil habitantes, donde todo el mundo se conoce. Gazania es una niña muy madura para su edad, que adora a su padre pero que está deseando más independencia. Y el día en el que por fin su padre le deja ir sola a la escuela, desaparece. No desaparece: se la llevan. Un vecino del pueblo la secuestra y la encierra en una cabaña, y a partir de entonces, comienza la pesadilla de la niña. Atrapada en un habitación, el Brujo, su captor, la obligará a mantener su trenza todos los días intacta y a hacer cosas horribles bajo amenaza de castigos como cerrarle la llave de paso o no llevarle comida o incluso agredirla físicamente. 

Gazania trata de contar muchas cosas y ninguna la hace bien. Tenemos el hilo central de la historia: el secuestro de la niña. Vamos a comenzar por ella, ya que se dice que es muy madura para su edad y es cierto: lo es. Pero hay un problema y es que con once años por muy madura que seas, no hablas como una mujer de 35. Entiendo que la autora ha querido otorgarle cierto aire poético a los pensamientos de la niña, adornarlo, pero hay un problema y es que el POV de Gazania es en primera persona y no en tercera, y las cosas que dice y como las dice también suenan irreales. Esto ocurre con otros personajes, quizás el uso excesivo de posesivos no ayude, pero me ha resultado muy molesto en la lectura. 


Luego tenemos al Brujo. Voy a dejar algo muy claro y es que en este libro se habla de pederastia. Es algo que se avisa en la página de Roomie. Pero la manera de escribir ciertas escenas es repugnante. Es como si se recrease en ello. El Brujo viola a Gazania y fantasea constantemente con el momento en el que lo hará. Son escenas que aunque no son explícitas o más bien, lo que entendemos por explícitas, si que son gratuitas y morbosas. ¿A qué viene estar describiendo el cuerpo de una niña de once años constantemente, de una manera lasciva además? Entiendo que la autora quiere generarnos repugnancia. Incomodidad. Desagrado. Claro que sí. Pero esto no era necesario. Esto no es Lolita, el Brujo no es Humbert Humbert y ni siquiera Nabokov hacía unas descripciones tan morbosas. Sin duda lo peor del libro... cuando la relación entre una niña y su secuestrador se lleva por esos derroteros hay que tener cuidado con lo que se dice y cómo se dice. También hay unos fragmentos que explican el trasfondo de El Brujo, pero son muy vagos, muy pobres, y lo que se entrevé no es suficiente para entender por qué el hombre ha terminado así. Vale, tiene una obsesión con Rapunzel, y hay otras cosas que se ven pero... no sé, ha sido demasiado escaso. No digo que tenga que ser todo super explícito ni mucho menos, no es lo ideal que el narrador tenga que darte toda la información mascada, pero ni tanto ni tan calvo.


Hay más cosas que no me han gustado demasiado. Siendo esto un thriller, me hubiese gustado que no hubiera sido sencillo identificar al agresor. Y una de dos o yo soy muy avispada o... cuando el agresor aparece en la historia desde el punto de vista de otro de los personajes, con nombre y apellido, no tardamos nada en sumar dos y dos. Se van dejando pistas muy evidentes a lo largo de la novela y aunque la autora intenta ponernos otros posibles sospechosos en el punto de mira, por lo menos a mi la manera de presentarlos, dándoles una pátina de algo que nos hacía que intentásemos creer que de alguna manera, ese personaje tenía algo que esconder... sinceramente a mi me hacía pensar lo contrario, que es gente normal, a la defensiva o nerviosa por una situación semejante. Y estas dos cosas en un thriller no son convenientes, porque te cargas el suspense que se debe generar en la historia. Quizás solo me ha ocurrido a mi, ya digo, pero ha resultado decepcionante.


Los excesivos puntos de vista o POVs de distintos personajes hacen que te pierdas en la trama. También los saltos temporales... entiendo que el recorrido de la historia es algo más de un año, pero de pronto, salta medio año de golpe y... ¿y qué? Falta algo. Es como un mal montaje en una película o en una serie, una elipsis mal ejecutada. Estas cosas me sacaban mucho de la historia, y también lo hacía el excesivo uso de palabras como "decorar". "Las cortinas decoraban las ventanas" "Una lágrima decoró su rostro", "las manchas decoraban el suelo" y así todo el rato. No es la única palabra que no para de repetirse, pero si que es la que más lo hace y... bueno. No sé. Otra cosa que hace mucho es referirse constantemente al padre como ceramista y a veces, alfarero. En vez de emplear sinónimos como "el hombre" o utilizar el nombre propio, constantemente se utilizaba esa palabra. Que está bien usarlo de vez en cuando pero... ¿siempre?


Hay una cosa que personalmente me ha molestado mucho y es la inserción de la "representación LGBT" y para esto señalo que HABRÁ SPOILERS. El padre de Gazania es arrestado como sospechoso porque su coche fue visto a una hora extraña yendo a gran velocidad por el pueblo, y el vehículo coincidía con la descripción vaga que se había hecho del coche sospechoso. Lo encierran y se niega a responder las preguntas, porque resulta que estaba con Mario, su pareja. Una vez esto es desvelado y confirman su coartada, le dejan en libertad. Y ya está. ¿Por qué me molesta esto? Primero, el único motivo para meter a Mario en la historia es crearle una coartada al padre de Gazania. Pero además es que es absurdo que el señor aceptara estar en el calabozo y no decir con quién estaba porque resulta que era con otro hombre. Vamos a ver, que han secuestrado a su hija y le están acusando a él... ¿no será mucho más importante seguir con la investigación? Han utilizado a Mario para dar suspense a la posible culpabilidad de Ignacio (el padre de Gazania) y poco más. Sale en una escena en el que se ve como le apoya en la búsqueda, pero luego desaparece, ni siquiera, irónicamente, son capaces de encontrarle cuando Gazania aparece por fin en el hospital. Y digo irónicamente porque precisamente me hace gracia que en cuanto la cría aparezca digan que no han encontrado a Mario para darle la noticia. Vamos, que Mario ya ha hecho lo suyo y ya pues tal. A esto no se le puede llamar representación. Deus ex machina como mucho.


Me hubiera encantado que Gazania, la historia, me fascinase y me encantase pero de verdad que no me ha gustado nada de nada. No voy a decirle a nadie que no lo compre, si quiere darle una oportunidad están en su derecho. A mis amigos no se lo recomendaría, eso seguro, y es una pena. Me gustaría destacar una sola cosa que me haya gustado, pero es que no hay nada.


Tengo que destacar que la edición del libro (tanto por la cubierta como por la maquetación interior) es impecable. Roomie es una editorial que cuida mucho su producto gráficamente y es algo que se nota y se agradece. Una vez más agradecerles el ejemplar para la reseña y desear que aunque nuestra primera colaboración no haya sido del todo satisfactoria, sigamos en contacto.

8.12.20

SOMOS ASTRONAUTAS DE CLARA CORTÉS

2 comentarios


Título: Somos Astronautas | Autora: Clara Cortés | Editorial: La Galera | Precio: 17'50€ | Ilustraciones: Theo Jiménez  

Pues ya está, después de mucho esperar he podido leer por fin Somos Astronautas de Clara Cortés. Hace un par de años ya (como corre el tiempo) leí Clementine y la verdad es que me enamoró por completo, así que entre la maravillosa cubierta ilustrada por Theo Jiménez (Malorde) y las expectativas de leer una historia costumbrista de cuatro chavales que no saben que hacer muy bien con su vida y ¿aliens? escrita por Clara Cortés, una autora que ya me había conquistado con anterioridad, pues la verdad... es que había ganas. Antes de nada agradecer a La Galera el envío del ejemplar, que si no recuerdo mal, se lo solicité como con tres meses de antelación... vamos, que si, que estaba impaciente. Pero ¿de qué narices trata este libro?


En Somos Astronautas seguimos el verano de cuatro amigos que tienen que decidir qué hacer con sus vidas. El instituto ya acabó, pero un suceso paranormal les unirá para intentar averiguar que es lo que han presenciado. Pero como descubriremos a lo largo de la historia, este suceso es una excusa nada más para poder contarnos los miedos y dudas de los cuatro protagonistas.


Me gustaría poder decir que me ha entusiasmado cada línea de este libro, cada palabra, pero no ha sido así. No lo he odiado pero... me ha dejado bastante indiferente. No es que necesite sentirme identificada con los personajes de un libro para disfrutarlo, y ese no ha sido el problema: mi yo de dieciocho años entiende muy bien los miedos y dudas de estos personajes, y mi yo de veintinueve también. El problema es que no me podría interesar menos lo que les ocurriese y el problema principal creo que es June. June, la chica tímida, pelirroja, que acaba uniendo a los otros tres en su movida de extraterrestres. Porque si, es ella la que acaba juntando al grupo, y no el misterio del cielo. June es una bellísima persona que nunca hace nada mal y que todos quieren proteger. Y me sacaba de quicio mucho. Nadie es tan maravilloso, tan  perfecto. Incluso uno de los personajes del grupo, que empezó no fiándose mucho de ella, acabó adorándola. Y me parece genial que se muestren relaciones sanas y bonitas de amistad. Lo necesitamos, necesitamos esas muestras de amistad reflejadas más a menudo, sin peleas tontas por... tonterías. Pero ¿llegar a santificar a un personaje? De los otros tres (Adam, Bean y Lee) podemos conocer mucho más que de June, sus miedos y sus inseguridades mucho más de cerca. A pesar de ser un narrador en tercera persona, se sentía como un narrador equisciente en esas partes. Sin embargo, con June no pasaba eso, y aunque también había páginas dedicadas a ella, se sentía mucho más lejana, sin conocer detalles de su vida, sus miedos (además del tener que irse a estudiar a otro país). Su historia y sus sentimientos se basaban casi únicamente (con honrosas excepciones) en la parte del alienígena, y por supuesto eso hacía que no conectara nada con ella. Si no me enseñan qué es lo que hace a June tan maravillosa ¿cómo lo voy a saber? Realmente, aunque no me interesara mucho el destino de ninguno de los personajes, los otros tres por lo menos eran más cercanos y reales, mientras que June estaba lejos, muy lejos. Incluso cuando se está dando cuenta de sus sentimientos por otro de los personajes... es algo que pasa muy de puntillas, mientras que para el otro lo que siente por June es LO MÁS IMPORTANTE, hay un desequilibrio que me hace pensar en ella como una figura de autoridad más que en una más del grupo. Que igual es pasarse, pero tampoco encuentro otra manera de definirla. No sé, como digo, es la sensación que a mi, como lectora, me ha dado.


Por otra parte la novela esta muy bien escrita y lo que se cuenta aquí puede entenderlo un adolescente de Florida y uno de Segovia también. Referencias a memes, a aesthetics y a canciones son cosas que facilitan la conexión al lector más joven con la historia. Y los problemas que les preocupan a los personajes son  universales, miedos y dudas que a esa edad a todos (o a casi todos) nos asaltan. El amor, el futuro, las amistades y sobre todo un camino que no puedes ver porque no ha comenzado y da mucho miedo. Por supuesto, si queréis personajes LGBT con relaciones bonitas y sin miedo (pero si con el miedo típico del primer amor y no tan primero) de eso aquí vais a encontrar mucho. La novela tiene muchos atractivos, uno de ellos como he dicho son las ilustraciones, pero en conjunto creo sinceramente que la vais a disfrutar si os gustan los coming of age aderezados con toques paranormales. 


Me hubiera gustado mucho que este libro me hubiese fascinado, pero tristemente pasa sin pena ni gloria entre las lecturas de este año. Seguramente soy yo la que se equivoca, pero ¿qué le voy a hacer? No voy a desaconsejaros que  leáis Somos Astronautas porque a pesar de todo, creo que es una historia bonita con una prosa que aunque a veces recargada para mi gusto, está muy lograda, así que si tenéis en mente leerlo, no lo descartéis.

2.12.20

CHICAS SALVAJES DE RORY POWER

No hay comentarios

 

Título: Chicas Salvajes | Autora: Rory Power | Traductora: Eva González Rosales | Editorial: Hidra | Precio: 16'62€ | Ilustración: Akyut Aydoğu


Una vez más, las clases han vuelto (hace casi tres meses, si, pero bueno) y con ello mis ganas de hacer cosas se han ido por la ventana. Sinceramente este libro iba a ser el primero reseñado en el nuevo canal que pretendía abrir, pero siendo realistas, no tengo la cabeza ahora para meterme en fregados, y no podía esperar más para hablaros de este libro que, sinceramente, creo que es mi mejor lectura de 2020. Sin dobleces, me ha fascinado y no me la he podido sacar de la cabeza. Y aunque he tenido algún problema con la traducción, ello no ha hecho que me enamorara por completo de los personajes y la trama. Porque para empezar, en esta historia se plantea un problema que puede recordarnos mucho a nuestra situación actual, salvando las distancias, y es verdad que quizás estando como estamos lo último que queramos sea leer sobre enfermedades misteriosas y cuarentenas, pero os prometo que... es otro rollo.

Chicas Salvajes tiene lugar en la academia femenina Raxter ublicada en una isla alejada de prácticamente todo. Dieciocho meses después del inicio de una extraña enfermedad bautizada como Tox que causó la cuarentena del centro así como numerosas muertes, las protagonistas están siguiendo con su vida allí encerradas, una vida extraña y sin mucho futuro, puesto que pasan los días y cada vez más chicas son enviadas a la enfermería para no volver. El Tox mata, pero también causa efectos desconocidos: una chica tiene un brazo extra lleno de escamas de lagarto plateadas, otra tiene dos latidos, y otra de ellas, dos columnas vertebrales. Hetty, una de las protagonistas, ha perdido un ojo y ahora debajo del párpado donde se encontraba, en la cuenca, empieza a surgir un extraño ente que debe ser contenido cosiendo el párpado para evitar infecciones. Esto no es relevante en su historia pero si que lo es para comprender qué es el Tox y por qué están allí encerradas. Además, el bosque se ha convertido en un lugar extraño y peligroso, ya que las habitantes de la academia no han sido las únicas afectadas por el virus, con lo que salir sería una provocación a una muerte aún más prematura. Hetty, Byatt y Reese son los personajes principales, seguiremos sus pasos, y con una narración desde el punto de vista de las dos primeras, iremos avanzando por la trama.

Sé que a mucha gente este libro le ha decepcionado y puedo entender por qué. Chicas Salvajes es una novela a mi parecer consistente, pero que utiliza los recursos de  modo que al llegar al final sea fácil quedarte con una sensación de estafa. De verdad que creo que esta historia hay que leerla entre líneas y eso no siempre es del agrado de todos. Y es que a simple vista puede parecer que las chicas no tienen profundidad o que no nos cuentan apenas nada sobre ellas, sobre lo que ocurre, que todo es demasiado hermético. Sin embargo, yo he conseguido entender a los personajes, sus motivaciones y lo que les sucede simplemente viendo su entorno y los pequeños gestos. Es un libro que no se cómo explicarlo sin parecer una pedante pretenciosa de mierda, pero cuenta mucho más por lo que calla que por lo que cuenta- Es verdad que a veces puede ser lento que te cagas, no lo niego, pero es de las pocas pegas que puedo ponerle.

Los personajes me han gustado mucho, especialmente Reese y Hetty, ya que a Byatt la perdemos la pista enseguida y lo que nos cuenta después está emborronado por su enfermedad, sus desvaríos, y es todo mucho más confuso.... pero no por ello incomprensible. 

Reese y Hetty acaban manteniendo una relación que sinceramente, ya era hora. Y lo digo porque estamos acostumbrados a ver relaciones de amistad muy convencionales que se rompen por cosas mucho menos serias y que jamás se recuperan, y claro, esas cosas pasan, pero lo que no pasa es tener la capacidad emocional y resolutiva de arreglar las cosas de un zapato. Hetty por un lado es una chica normal, con miedos y enfados, que en una situación en la que Reese se siente traicionada por ella, lejos de arrastrarse y pedir perdón, pone la lógica sobre la mesa y no se deja amedrentar. Reese es una persona mucho más pasional, pero que sabe arreglar los conflictos cuando mantienen la cabeza fría. Me ha gustado su relación porque, lejos de ser frágil, es resistente. Discuten, si, pero no es el fin del mundo y saben que hay cosas más importantes que su relación, que se pueden perdonar y que un tiempo separadas no es malo per se. Puede parecer que estoy contando obviedades, pero es que estas relaciones femeninas que se muestran en las novelas me han parecido auténticas y reales, lejos de las niñatadas que muchas veces vemos en novelas (tristemente también escritas por mujeres) que no representan para nada lo que es tener un grupo de amigas, o no ya de amigas, ya que allí son compañeras y eso no implica necesariamente una amistad. Madre mía, ¡si es que hasta se menciona la regla como algo importante en la novela! Y es que precisamente uno de los síntomas del Tox es la ausencia de la regla, y se le da importancia a lo largo de toda la historia. Hablamos de mujeres cissexuales en edad reproductiva y un virus aparece ¿cómo se gestiona la menstruación? no solo que desaparezca, si no hablar de cosas como tampones y dolores. En Los Juegos del Hambre, por ejemplo, nunca se menciona, y diréis que no es relevante pero en la arena estoy segura de que es una putada enorme tener la regla, es una cosa que te puede dejar en desventaja frente a tus contrincantes. Algo tan cotidiano es omitido miles de veces en miles de novelas y no se le da la importancia que puede tener. Aquí no, aquí se habla de ello con naturalidad, como una realidad más, como algo que afecta al día a día de las chicas y me parece perfecto.

 Realmente el Tox no es lo importante de la trama, si no todas las relaciones que se muestran a lo largo de la historia. No son relaciones nuevas, llevan allí muchos años antes de que ocurriera nada de aquello y ya se conocen de sobra. Rory Power nos lanza en medio de un montón de chicas que atacarían a su compañera de litera por una manzana enmohecida pero que a la vez darían su vida las unas por las otras. Le añadimos una ambientación maravillosa, con bosques neblinosos, esa academia que está que se cae a pedazos... y un puntito de body horror y ta está. Suficiente.

Estoy segura de que si esta historia hubiera estado protagonizada por chicos habría tenido mucha más relevancia y quizás este siendo un poco inconexa con los puntos que quiero tratar pero ¿sabéis cuando os gusta mucho algo y no sabéis muy bien como expresar los motivos aunque lo tengáis clarísimo? Chicas Salvajes es el ejemplo de ello. No es una novela escrita para pasar las páginas sin parar, sin tiempo para reflexionar sobre lo que has leído. Sinceramente me costó más de un mes terminarlo (tampoco tenía la cabeza muy despejada, y eso seguramente ayudó a ello) pero cuando lo hice, sentí que había leído algo diferente. 

Ya me contaréis, pero por mi parte, poco hay más que decir, lo dije al principio y lo digo ahora: Chicas Salvajes es de mis mejores lecturas de 2020, si no la mejor.






1.10.20

MUERTES PERFECTAMENTE EVITABLES DE DEIRDRE SULLIVAN

4 comentarios
Título: Muertes perfectamente evitables | Autora: Deirdre Sullivan | Traductora: Aida Candelario | Editorial: La Galera | Precio: 18'50€


Muertes perfectamente evitables es una historia situada en el pequeño pueblo irlandés de Ballyfrann, un sitio aislado de todo, entre las montañas. Sus habitantes conocen historias de desapariciones y cadáveres, cosas con las que conviven día a día y que parece que no tienen la menor importancia para ellos.

Maddy y Catlin son dos gemelas que se mudan a Ballyfrann, ya que su madre se ha casado con un hombre de ese pueblo y van a vivir en su castillo. Si, en su castillo. Por si acaso, os lo aclaro: la historia se ubica en el siglo XXI, es solo que Brian es muy rico y su padre era muy excéntrico. Al llegar al pueblo tienen que empezar de cero, algo que se complica siendo las hijastras del hombre del castillo, que, para sorpresa de todos, no tiene fama de huraño y extraño, si no que es querido por todo el pueblo todos y se le tiene en alta estima a la hora de tomar decisiones. Pero claro, es que no es normal que dos adolescentes vivan en un castillo. ¿He dicho ya castillo? Pues CASTILLO.

No sé bien como empezar esta reseña porque es una historia... difícil. Difícil por lo anticlimática que es y lo complejo que es hablar de una historia con una construcción rara. Además el estilo de escritura, aunque es uno de sus puntos fuertes por lo evocador que puede llegar a ser, también puede llegar a ser su peor maldición porque te puedes perder fácilmente en la lectura ya que la autora en ocasiones es muy abstracta. El mayor problema sin duda es el final, que en mi opinión está a mitad de la novela. Y ese es precisamente el problema, que el desenlace de la historia esté ahí, el clímax de la historia, la resolución del conflicto... no debería estar más de cien páginas. Entiendo que son necesarias porque quedan cosas en el aire, pero precisamente ¿no sería mejor cambiar el orden del grueso de las últimas cien páginas y colocarlas antes del que yo considero que es el verdadero final? Es muy desconcertante, de verdad.

La novela se cuenta en primera persona, y nuestra narradora es Maddy, la gemela torpe y no tan guapa y menos popular aún que Catlin, que siempre ha sido adorada por todos y que nunca ha tenido problemas para integrarse. El contraste entre ambas es enorme y no es difícil cogerle manía a Catlin, ya que desde el primer día de clase vemos que prefiere perder el culo por un chico guapo que ayudar a su hermana a integrarse. La relación de ambas hermanas es de dependencia, la una porque necesita a la otra por sus incapacidades sociales; la otra porque espera una veneración y un reconocimiento constante de la una hacia su persona, y cuando Catlin empieza a estar con ese chico, Maddy empieza a tener sus propios intereses y eso a su hermana no le gusta, no le gusta que Maddy empiece a no sentir esa dependencia que ha tenido hasta ahora. Y puf, que horror. A pesar de todo la relación de ambas, aún siendo un tópico como una casa, es de lo más interesante de la historia, llegándote a desesperar con ambos personajes: una porque es imbécil y la otra porque es incapaz de mandarla a la mierda.

Pero hay que volver a los puntos flacos, y es que aunque el pueblo podría haber sido muy interesante, un catalizador de la historia, resulta todo lo contrario. No se profundiza NADA en los habitantes, y cuando se empiezan a desvelar misterios se hace por encima, muy superficialmente, y mientras te quedas con el culo torcido esperando más, pues eso no ocurre. Hay figuras como el padre de Brian (el padrastro de las gemelas) que tienen mucho potencial pero que se mencionan de pasada y claro, podrías pensar que está ahí para justificar a los personajes importantes de la trama, pero no funciona cuando das explicaciones tan vagas. Si construyes un mundo, hazlo bien, no a medias, y si te quieres meter en fregados de magia y otras historias, hazlo hasta las últimas consecuencias. Utilizar de manera tan vaga a personajes que tienen un trasfondo tan interesante (o por lo menos eso parece) es decepcionante y conveniente en el peor de los sentidos. Y no es lo único que se introduce a conveniencia y sin mucho sentido en la novela, yo diría que el 80% del libro, por decir un porcentaje que se le pueda aproximar, está construido en base a vaguedades y cosas sin el menor sentido.

¿He disfrutado la novela? Pues un poco si. Me ha gustado el concepto, y creo que ya. Este tipo de libros son la prueba de que dos personas con el mismo argumento pueden hacer un libro totalmente distinto. Pienso en como habría abordado esto otra escritora y no se, no creo que haya comparación. La conclusión es la de siempre, si tenéis ganas leedlo ¿quién os lo va a impedir?.
Pero si os interesa mi opinión, mi consejo es que no perdáis el tiempo con esta historia. 

Una última advertencia, y es algo que me hubiera gustado saber antes de empezar el libro: hay mutilación y maltrato animal en la historia. No es algo continuado y muy marcado pero hay una escena concreta que creo que sobra bastante, porque ni siquiera nos muestra lo que la autora quiere darnos a entender con la misma, así que bastante gratuito todo.




11.9.20

LA CIUDAD QUE NOS UNIÓ DE N.K. JEMISIN

4 comentarios
Título: La Ciudad que nos Unió | Autora: N. K. Jemisin | Traducción: David Tejera Expósito | Editorial: Nova | Precio: 21'90€

A principios de este año leí La Quinta Estación y me quedé totalmente fascinada por el estilo de escritura de N.K. Jemisin. Por fin pude entender por qué se hablaba tanto de ella, y descubrir que no faltaban motivos para ello. Aún no he podido leer la trilogía completa ya que he de admitir que son libros que requieren mucha inmersión (y ojo, merece totalmente la pena) y están aguardando a que esté en mi momento óptimo para ello. Pero si, tenía muchas ganas de leer más cosas de N.K. Jemisin, así que cuando vi que Nova publicaba por estos lares The City We Became, o como se conoce aquí, La Ciudad que nos Unió, muy amablemente aceptaron cederme un ejemplar para que pudiera hablaros de este libro. Al ser una historia que se ubica en nuestro mundo (o eso parece) con unas normas similares a las que conocemos, me dio la sensación de que este libro sería perfecto para poder seguir descubriendo a Jemisin sin tener que continuar con la trilogía de la tierra fragmentada. Y bueno, está claro que mis instintos rara vez me fallan, porque fue una lectura muy rápida y absorbente  con la indiscutible marca de la autora.

La Ciudad que nos Unió transcurre en Nueva York, y este es un dato importante ya que la elección de la ciudad no es casual, solo hay que mirar el título, pero aún así nos encontraremos con que es una ciudad mucho más importante de lo que pensábamos. Si, todavía más. Hay una serie de elementos que se utilizan para narrar problemas muy reales en la sociedad estadounidense (la clase, la raza, el machismo), y especifico que es en esa sociedad porque aunque son problemas universales, la manera de afrontarlos y los esquemas que los rigen allí no son extrapolables al resto del mundo. Una vez con esto en mente, nos vamos a meter en la vida de cinco personas que cambia radicalmente cuando la ciudad comienza a nacer. Si, a nacer. A adquirir consciencia sobre si misma. Y hay cosas ahí fuera que no quieren que esto suceda. Esas ciudades que desaparecieron, Pompeya, la Atlántida, son solo historias en nuestro imaginario porque El Enemigo impidió que nacieran. Pero en Nueva York las cosas serán diferentes, porque los distritos que la componen son casi una ciudad en si misma y todos ellos, personificados en los protagonistas, se unen para ayudar a la ciudad. La ciudad no puede vivir sin los distritos y los distritos no pueden vivir sin la ciudad, eso es algo inamovible, y la separación de uno solo puede causarle un gran daño al conjunto.  Manhattan, Brooklyn, el Bronx, Queens y Staten  Island. Todos ellos encarnados en personas que representan perfectamente a cada distrito: ellos han sido elegidos porque son lo que se supone que tienen que ser. Una vez los distritos despiertan, sus nombres humanos dejan de tener importancia, y tienen que huir de La Mujer de Blanco, que es claramente una representación de cierta entidad cósmica creada por cierto autor con ciertas ideas de mierda, también conocido como El Enemigo, que se pondrá en su camino para evitar que Nueva York continúe su camino, siendo su fin que termine destruída por alguna clase de desastre natural o atentado.

La lectura es un viaje por Nueva York, una carta de amor y a la vez una crítica a la gentrificación, el racismo, la burbuja inmobiliaria y los grupos librepensadores formados por hombres blancos heterosexuales (tose), todo lo que hace que el mundo sea un lugar peor, y cómo hay personas que día a día luchan contra todo eso. Hay crítica al mercado del arte, a la especulación, al machismo, pero también se muestra como estas cosas aunque van de la mano, acaban siendo relegadas por una continua pelea entre los unos y los otros. Divididos la cosa no funciona, no funciona que cada uno luche por lo que le interesa mientras pisotea a los demás en su favor, por lo que considero que la ciudad de Nueva York es una metáfora perfecta para todo ello. Esta no es una historia de monstruos con activismo, es una historia de activismo representada con monstruos. Y si eso os asusta, no debería, porque Jemisin sabe mezclar bien ambos elementos para que tenga la suficiente fluidez y convivan bien el uno junto al otro.

Aunque me ha encantado, si que es cierto que el final se siente precipitado. No diría que no hay justificación para que las cosas terminen así, porque tampoco necesita tenerla, y además, habrá otros dos libros que extiendan esta batalla. Nueva York no está a salvo y tenemos historia para rato. Jemisin no se corta en lanzar sentencias, en poner en boca de sus personajes lo que ella opina de ciertas cosas sin caer en la sobreexposición y sin intoxicar a los lectores (vamos que no hace un self insert como una catedral), pero otros personajes serán todo lo contrario, y ahí esta la virtud. Si tenemos en cuenta de que esto no es una simple historia de monstruos y de que aquí se hablan temas que aunque a veces podemos aceptarlos como parte de la problemática global, por lo general tienen una visión muy centrada en Estados Unidos, estoy segura de que se podrá disfrutar perfectamente del libro. No me ha gustado tanto como La Quinta Estación, y es que las comparaciones son odiosas, pero puedo decir que este año, los dos libros que he leído de esta autora se colocan como dos de las mejores lecturas que he tenido.


Design by Winter Studio © 2015.