20.12.18

GRIS: UN CUADRO INTERACTIVO


GRIS, ese juego que tanto ha dado que hablar desde que salió, es producto de un estudio barcelonés, Nomada Studios, y el trabajo artístico que lleva detrás es lo que más lo hace destacar. Desde el primer tráiler podíamos observar que el trabajo detrás de este juego era impresionante, y asustaba el hype que se estaba creando en torno a el, pero a veces es difícil no dejarse llevar, y cuantos más adelantos salían, más ganas de jugarlo teníamos todos. Y para mí no ha sido una decepción en absoluto, de hecho, ha sido exactamente lo que esperaba.

El argumento se explica solo, no necesita de diálogos que nos expliquen que Gris, la protagonista y a la que controlaremos por los distintos escenarios del juego, está atravesando un duro momento. Puede ser un duelo, una depresión, estrés post traumático... o cualquier otro obstáculo de la vida, pero está claro que es algo complicado y que los escenarios por los que se mueve y los obstáculos que atraviesa son un reflejo de su psique y de su viaje interno para poder salir de ese blanco y negro y volver a tener toda la paleta de colores del mundo en sus manos.

GRIS tiene muchos, muchísimos puntos positivos; y aunque parezca un juego corto que se puede pasar en tres horas (si eres algo más habilidoso que yo con el teclado, que no es muy difícil), tiene muchas rutas alternativas y logros escondidos que harán que el juego se alargue mientras exploramos esos rincones ocultos que si bien no aportan ninguna finalidad a la historia (vaya, que el juego se puede superar igualmente sin ello) si que nos dan unas horas extra de viaje y podemos apreciar aún más detalles, escenarios y música que esconde esta preciosa pieza. Porque si, GRIS parece más un cuadro interactivo que un videojuego en sí. Se que hay mucha gente a la que estos juegos le aburren, que un juego en el que ni siquiera se puede morir no es algo a tener en consideración, pero esas personas, si deciden jugarlo y se decepcionan, simplemente no han entendido la finalidad de esta obra y claramente, no es para ellos. Y está bien, hay jugadores de todos los tipos, y así debe ser. Nadie debería sentirse mal por no conectar con esta historia o por no disfrutarla. Pero no por ello hay que quitarle mérito a GRIS, que con un equipo tan reducido y tanto trabajo a sus espaldas han conseguido recuperar toda la inversión en la primera semana de lanzamiento. Merecidísimo.

De hecho, tengo que admitir que aunque sea un juego atmosférico, que busca más una conexión con el jugador y una relajación, los puzzles eran demasiado sencillos. Al final, al cabo de un par de puzzles ya sabías la mecánica a la perfección, y es que una cosa es ser intuitivo y otra que te lo den todo mascado. Comprendo que han querido primar el mensaje y el apartado artístico sobre la dificultad del juego, y también es cierto que hay momentos sorprendentes... hasta que dejan de serlo y empiezan a ser repetitivos.


Aquí no hay diálogos, todo se cuenta con las subidas y bajadas, con los colores y el mundo que rodea a Gris. Según va superando su dolor, adquirirá habilidades, habilidades que le ayudarán a seguir adelante, y el mundo se va llenando de color. Pero la recuperación no es una línea recta ascendente y cuando creamos que estamos a punto, sus demonios aparecerán para perseguirla. Sin embargo, como he dicho, en GRIS no podemos morir, así que se trata de un recurso metafórico y muchas veces tendremos que pensar de qué manera conseguir pasar de ese punto y evitar volver a caer. A veces, deberemos hacer cosas que ya hemos intentado pero que no han funcionado y que parece que no lo harán, otras, la mayoría de las veces, simplemente seguiremos adelante hasta que nos encontremos uno de esos obstáculos.

La jugabilidad es muy sencilla: un juego de plataformas 2D que no busca estresar al jugador, todo lo contrario, y que gracias a la música compuesta por el grupo catalán Berlinist Band hace que el viaje sea más ameno e inmersivo. Y cualquier pantallazo al azar del juego podría ser perfectamente una lámina o un fondo de pantalla. Me he dejado el dedo haciendo capturas de pantalla porque sinceramente, era difícil resistirse. 

Por último decir que, aunque para mi esto tenga un significado muy claro, es posible que otras personas le vean otros matices o que lo asocien con sus propias vivencias. Al final, todos tenemos una historia que contar, y casi todos sabemos lo que es estar en un momento bajo. Los hay quien más, los hay quién menos, pero es un juego que puede hablarle a cualquiera que sepa lo que es caer y no saber como salir.  Mi recomendación está clara, y es que le deis una oportunidad. No puedo decir si os decepcionará o no, eso está en vuestras manos, pero a mi me ha dejado satisfecha. 

Y gracias, Gonzalo, por regalarme esta copia. Significa un mundo para mi.


GRIS esta disponible para PC, Mac y Switch.

1 comentario:

Design by Winter Studio © 2015.