20.6.18

LEÑADORAS

Título: Leñadoras | VV.AA. | Editoral: Sapristi | Traducción: Igna Pellisa | Precio: 19'90€

Hace ya tres años que escribí una reseña de Lumberjanes. Hoy, en junio de 2018, en España se está publicando bajo el nombre de Leñadoras y va por el tercer tomo recopilatorio. Algo que cuando escribí aquellas líneas se me antojaba inimaginable. Dos años después, la serie se publica con regularidad y suficiente éxito como para llegar a las librerías de la mano de Sapristi. Y no podría estar más contenta.


El argumento sigue siendo el mismo que aquel que describí en 2015: un grupo de chicas en un campamento de verano algo peculiar. Pero no más peculiar que ellas. La verdad es que cuando escribí aquellas líneas la historia estaba ya bastante avanzada, así que no puedo más que refrescar ligeramente lo que escribí por aquel entonces, que no ha cambiado apenas en tres años. Leñadoras sigue siendo una historia fresca, divertida y llena de diversidad, con un público objetivo muy marcado (chavalitas jovenes) pero que absolutamente cualquiera podría disfrutar sin problema alguno.

La acción se desarrolla en un campamento de verano femenino en el que las protagonistas, April, Jo, Molly, Mal y Ripley se conocerán por primera vez y se convertirán en, dicho de una manera vulgar, culo y mierda. Desde la primera página de Leñadoras el ritmo es una locura total, solo va hacia arriba y pocas son las veces en las que la narración nos permita coger aire. Es precisamente ese uno de sus encantos y algo que pega totalmente tanto como con el argumento como con el elenco de protagonistas que se nos presenta. Leñadoras es la mezcla perfecta entre Gravity Falls y Buffy Cazavampiros. Los elementos sobrenaturales, juntados con el valor de la amistad femenina y la juventud son un puñetero soplo de aire fresco a las estanterías de las librerías. Personajes diversos en los que la chavalería se puede ver reflejada con facilidad sin necesidad de convertir la historia en propaganda (como diría la amiga Laura Gallego), simplemente mostrando la puñetera realidad: que no todo el mundo funciona igual, y que cada vez más gente siente la necesidad de verse representado en las historias que se cuentan. No sabéis lo importante que es, y más a ciertas edades, poder verte reflejado en algún sitio. Ver que existes, o que no estás solo.

Podría hablar de otras cosas como el dibujo. No es ningún secreto que soy muy fan de Noelle Stevenson, y es quien ha hecho muchas de las portadas, pero también es verdad que en este caso su mayor aportación se centra en el guión. Sin embargo, las otras dibujantes y coloristas no se quedan atrás. El estilo de dibujo de todas ellas no podría ser más adecuado, dinámico, joven, impactante; con una paleta de colores muy acorde con todo lo que se cuenta en las páginas. Y es que el lenguaje de los cómics es complejo. Por mucho que una buena historia vaya acompañado de un buen dibujo y color, todos los elementos deben congeniar de la manera correcta. En esto Leñadoras no falla en absoluto así que podemos darnos por satisfechos.


Son demasiado monas.
Quizás lo que me daba mas respeto de la edición española era la traducción. En una obra en la que se utiliza tanta cantidad de jerga, puede ser complicado adaptarlo y que no suene demasiado desfasado, pero afortunadamente, la persona encargada de la traducción, Igna Pellisa en este caso, ha sabido como adaptar muy bien la cantidad de expresiones que pueblan las páginas de este cómic.

Ojalá poder aportar algo nuevo a lo que dije hace unos años, pero la verdad es que no puedo. Lo que leí entonces y mi opinión sobre ello se corresponde al cien por cien con lo que he leído ahora, así que no puedo más que animaros a que paséis por vuestra librería habitual y os hagáis con los ejemplares. Si os apetece una historia juvenil, fresca, valiente, con protagonistas no solo divertidos si no que también son reales, amistad femenina y mucha magia, esto es para vosotros.


Enlaces de interés:

Lumberjanes (2015)
Noelle Stevenson






No hay comentarios

Publicar un comentario

Design by Winter Studio © 2015.