20.11.17

LADRONES DE LIBERTAD DE IRIA G. PARENTE Y SELENE M.PASCUAL

Título: Ladrones de Libertad | Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual | Editorial: Nocturna | Precio: 17`00€

Cinco meses. Cinco meses sin poder leer más de treinta páginas seguidas de NADA. No, esto no es un bloqueo lector, esto es parte de una depresión que me impide concentrarme en lo más mínimo, que hace que solo piense en cosas horribles y que esté todo el día en la cama mirando a la pared. No hay días buenos. No es un parón lector, es un parón en mi vida. Y un día, busco entre los envíos editoriales acumulados y escojo Ladrones de Libertad, la tercera parte de la saga de Marabilia. No esperaba mucho. Creí que pasaría lo mismo que ocurrió con otros tantos libros. Se hace el milagro. Leo trescientas páginas del tirón y salgo de la cama. No estoy bien, no estoy curada, pero lo que ha hecho esta novela por mi estos días no se paga con dinero. Y se que esto no tiene nada que ver con la sinopsis o con la reseña en si, pero necesitaba expresar todo lo que ha significado para mi. Porque no ha sido poco. Dicho esto, es hora de ponerse manos a la obra.

"Que un corazón siga latiendo no tiene nada que ver con seguir vivo"

Ladrones de Libertad es la tercera parte de la saga Marabilia, ambientada en el universo fantástico del mismo nombre. Aquí tenemos la oportunidad de conocer a la tripulación del Angelique, nada más y nada menos que una tripulación de piratas. Ellos son felices viviendo aventuras en los mares de Marabilia, saqueando tesoros y asaltando barcos. Pero todo parece llegar a su fin cuando el rey Geraint de Dahes los captura... y la pena por piratería es la muerte. A no ser que acepten el trato que les oferta: si van tras el Libertad, otro barco pirata que resulta ser el objeto de la venganza de Jared, el capitán del Angelique. Y como decir que no a semejante oferta: la libertad y vengarse de una vez por todas. Dos pájaros de un tiro. Pero todo se complicará un poco cuando Kay, el príncipe de Dahes y el hijo de Geraint, decide infiltrarse en la tripulación con el propósito de liberarse de un hechizo que lo mantiene cautivo... a su manera.

De todos los libros que he leído de estas dos autoras, este no es mi favorito (Rojo y Oro tiene ese privilegiado lugar) pero si es el que más ha significado para mi. Además, de los tres de la saga de Marabilia, es sin duda el mejor. Se nota la evolución en su escritura y en su manera de desarrollar las historias, y es que en las dos primeras entregas la fórmula del viaje que se emplea en ellas podía llegar a hacerse repetitiva. Aquí se rompe ese esquema y, si bien es cierto que lo que prima en estas historias son los personajes y no el camino que tienen que recorrer, sigue siendo reconfortante encontrarte con una trama que no aburre y no decae, que es de lo que podían pecar los dos primeros volúmenes.

En Ladrones de Libertad además las voces narrativas se multiplican. De las dos habituales, pasamos a contar con seis. Reconozco que cuando leí que el número de narradores iba a aumentar tanto, me asusté un poco, pero ha resultado refrescante. Con todos los personajes que hay en esta historia, habría sido un error no conocer más puntos de vista además del de la pareja principal. Porque la verdad es que no hay pareja principal, dicho sea de paso. Si, hay romance, pero... hay amistad. Hay familia. Hay... hay muchos tipos de relaciones y todos ellos son importantes y explorados. Lo que me lleva a otro punto que quería destacar, y es que esta es la primera novela de la saga que no me hace sonrojar. Quiero decir, tanto Sueños de Piedra como Títeres de la Magia tenían escenas románticas demasiado... intensas. De esas no aptas para diabeticos. Y eso esta bien siempre y cuando no se abuse. Que es el problema que yo le veía a esto en las nombradas entregas. En Ladrones hay momentos así, pero quedan diluidos gracias a que hay muchos más temas y voces además de la de la pareja. Es verdad que en las otras dos novelas también se trataban otros temas además del romántico, por supuesto, pero al ser siempre la pareja la narradora de la historia, lo demás podía quedar eclipsado y era una pena.

Quizás si tengo que destacar algo negativo... en mi opinión, ese gran momento, ese giro que se da llegados a cierto punto... si lo habéis leído, supongo que sabéis a que me refiero. Eso que se supone que debe de ser desgarrador, para mi pasó sin pena ni gloria, rápido e indoloro. Se que soy la excepción a la regla, y que todos los que lo han leído han sufrido, pero yo... no es que sintiera indiferencia, simplemente la manera en la que esta parte es narrada me ha impedido empatizar con el momento y con los demás personajes. Para mi gusto muy rápido y con un dramatismo poco trabajado. Pero de nuevo, soy una excepción. Tengo el corazón de piedra, al fin y al cabo.

También se han metido con mucha más naturalidad temas como el feminismo o los personajes LGBT. En los dos primeros se hizo un gran trabajo, pero aquí es algo totalmente natural, parte del universo que es Marabilia y no se nota una pizca de moralina, lo cual esta bien a la hora de leer libros que se atreven a romper los esquemas impuestos. Esto es lo que ves y lo que hay, o lo tomas o lo dejas. De verdad, de los tres, ha sido el más emocionante, equilibrado y en general, apasionante de la saga.

Con Ladrones de Libertad tenía miedo. Las promociones, el hype, el fenómeno lector que se ha montado en torno a las novelas dan respeto. Aunque disfrutara de las novelas, cuando alguien habla mucho de algo, puedes acabar saturado sin haberlo tocado. La verdad es que Ladrones es una novela fantástica. Y como he dicho al principio, nunca dejaré de estar agradecida por lo que ha hecho por mi a nivel personal. Gracias, gracias y gracias.

2 comentarios:

  1. Me interesa bastante este, me alegra que volvieras a leer con este libro! ademas quiero leerlos pero debo empezar por el primero.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que este libro te haya animado, ni que sea un poco, eso es genial. En general, es una trilogía que tengo muy pendiente y espero conseguirla un día de estos^^

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.