1.5.17

PROTAGONISTAS INDESEABLES

Credits: Cynthia del Río

Hay una cosa que siempre me ha parecido curiosa, y es cuando la gente le pone la cruz a un libro cuando su protagonista es un ser despreciable que ha sido construido así a propósito. Una cosa es cuando un autor crea a un personaje con estas características de manera inconsciente, justificando su comportamiento. Pero otro tema muy distinto es cuando la construcción del personaje es la que es porque es necesaria para el desarrollo para la historia.

Curiosamente suelen ser los libros que no intentan justificar la actitud de dicho personaje los que reciben rechazo; los que justifican sus acciones ("mira, he matado a cinco personas pero en el fondo soy un cacho de pan que se preocupa por su hermana" por poner un ejemplo) suelen ser bien acogidos. Es como que somos incapaces de aceptar la oscuridad de un personaje y ver que sus acciones no tienen justificación y nunca la tendrán, y que no pasa nada si no logras empatizar con él, el libro sigue siendo bueno, o, por lo menos, puedes seguir disfrutando de la historia.

Personalmente, odié a Eva Khatchadourian, la voz narradora de Tenemos Que Hablar de Kevin. No porque a la mujer no le faltaran motivos para estar como estaba, si no por su visión sobre los demás y lo clasista que podía llegar a ser a pesar de encontrarse en la situación en la que estaba. Un personaje difícil de tragar, al igual que su marido. Cada página que pasaba era más leña que echaba a la hoguera de mi mala leche, pero al final, cuando terminé el libro, me quedé boquiabierta y a día de hoy, es uno de mis favoritos. Lionel Shriver creó personajes complejos y despreciables pero a pesar de todo, la historia es lo que hace que conectes con el libro.

Humbert Humbert de Lolita es otro ejemplo que me viene a la mente, y claramente es un personaje que fue escrito para odiarlo (a pesar de que mucha gente crea que Lolita narra una historia de amor y que Humbert es un pobre diablo que cae en la trampa de la seductora Lolita, una niña de doce años. Si.) y ¿por ello deja de ser un buen libro? ¿Por ello dejó de gustarme?



Como he dicho creo que es preciso separar entre un personaje de estas características que está construido con la intención de aportar una visión a la historia y no justificarla, que hacer un personaje plano, estúpido y vacío en el que el autor no se ha pensado dos veces el mensaje que estaba transmitiendo con un personaje así. Un ejemplo de esto podrían ser los protagonistas de novelas como After, 50 Sombras o incluso Besos Entre Líneas.

No se, con esto no quiero ofender a ningún lector, quiero explicar un punto de vista, porque como ya he dicho, es muy habitual el "este personaje es horrible, una mala persona, así que el libro no vale nada" como argumento para dejar una novela por los suelos, y creo que no es justo quedarse solo en eso y ver que a veces, los personajes terribles (o simplemente humanos), tienen su razón de ser.  Yo entiendo que esto va en cuestión de gustos y a veces se nos atraganta un personaje y es difícil no ver más allá.Otra historia es cuando no hay por donde cogerlos. Entonces ya podemos entendernos.

2 comentarios:

  1. A muchos autores YA les da como miedo que sus personajes no nos caigan bien, o si lo intentan hacer, no hacen más que justificar todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo se, y me pone de los nervios. Me paso con La Ira y El Amanecer. Me gusto el libro pero convirtieron al villano protagonista en un mártir. Wtf de verdad xd

      Eliminar

Design by Winter Studio © 2015.