30.5.17

ME HE CANSADO DE ESFORZARME


Llevo tres años y medio con esto y empecé de una manera muy distinta a la actual. La bloggosfera era un lugar mucho más amplio donde compartir opiniones. Poco a poco los blogs literarios son menos, mis favoritos empezaron a desaparecer y mis lecturas son patrocinadas por todo tipo de editoriales. Que no me quejo, pero he de reconocer que a veces no se cuando no pedir algo. Porque ves el boletín y todo te parece apetitoso... y yo no tengo filtro. De ningún tipo. Y aún así me las apaño para traeros las reseñas de todo lo que he leído, me hago mis calendarios y cumplo religiosamente. Y jamás os miento en cuanto si a un libro me ha gustado o no.

¿Y qué quiero decir con que me he cansado? Me he cansado de escribir reseñas largas, profundizando en las cosas que me han gustado y las que no tanto de la novela. Me he cansado de sacarle punta a las cosas aunque esa cosa concreta sea un factor decisivo a la hora de inclinar mi balanza hacia un lado más positivo que negativo. Porque la gente no quiere leer eso. No queréis leer eso. Con un cuarto del esfuerzo de una sola de esas reseñas en las que destripo un libro por delante y por detrás, puedo escribir cinco mucho más superficiales en las que hablo de lo esencial y tira. ¿Para qué esforzarme si yo no soy crítica?

Exacto, ahí está la cuestión. Los bloggeros literarios (o de cine, o de lo que sea) no somos críticos. No es lo mismo escribir una reseña que una crítica, hasta ahí todos más o menos de acuerdo ¿no? Bueno, si no pues podemos discutirlo tomando un Nesquik, pero aunque os pongáis puntillosos, entendéis perfectamente por donde voy. Y el siguiente paso de esta reflexión que al final no leerá ni Cristo es que está muy bien saber diferenciar reseña de crítica, pero una cosa es eso y otra es reducir la reseña a cuatro líneas aporreadas malamente redactadas con alguna palabreja rebuscada de por medio y ale, tirando. 

Cuando empecé con esto mis reseñas estaban llenas de spoilers, de cosas que creo que son necesarias comentar para justificar el por qué algo te ha gustado o no. Es más, ¡me documentaba mucho! Casi me tiraba más tiempo contrastando información y opiniones diferentes que escribiendo la propia reseña. Exagerado o no, no lo se. Ojo, no estoy diciendo que ya no haga esas cosas, simplemente las hago en menor medida.

¿Por qué? Pues porque cansa mucho poner toda la piel en el asador para que al final al lector no le interese nada de lo que digo. Cuando hablo de películas, os podría hablar de la fotografía, de los planos y de la dirección de arte. Son cosas que sé porque las he estudiado (y sigo estudiando). Pero se que no interesa. Se que para la mayoría de la gente una película es un guión y unos actores. Y un director (lo de que se reduzca el trabajo de una película al director es una cosa que me fascina pero ya hablaré de ello más adelante. O no. Que no se lo que digo.) que queda muy vistoso. 

Lo mismo con los libros. Aunque detrás de una novela haya muchas más cosas que un argumento y unos personajes, para qué hablar de algo diferente, es una pérdida de tiempo. O así lo percibo yo. De literatura no tengo estudios pero se unas cuantas cosas porque soy un culo inquieto y leyendo pues al final te formas un poquito. Ves cosas repetidas, un autor que te gusta, resulta que ese autor tiene un estilo... y que maravilloso es internet para aprender términos nuevos ¿verdad? No se si entendéis a dónde quiero llegar con todo esto porque no lo entiendo ni yo, lo cual tampoco es algo demasiado difícil. Solo soy una chica con un blog en el que habla de libros y a veces de otras cosas. Solo soy un blog más del montón, perdido en la red. 

Me gustaría volver a hacer las cosas como cuando comencé pero el desencanto es demasiado grande. De cuando en cuando podréis encontrar reseñas más entusiastas y con más contenido pero empieza a ser la excepción y no la norma. Y la verdad es que empieza a darme un poco igual... no te esfuerces, simplemente di si algo te ha gustado o no y ya está. Y así poco a poco, quizás...

4 comentarios:

  1. No sabes como te entiendo, yo la verdad que he cambiado bastante la dirección del blog y ahora me lo tomo de una forma mucho más desenfadada. Pero he estado en ese punto del que hablas. Así que ánimo, busca la forma de que escribir sea porque quieres y te de un poco igual si te leen o si no. Sólo un poco.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he llegado a un punto en el que se que me lee gente a la que de verdad le gusta lo que escribo, que es la que se ha enganchado por mi forma de escribir o yo que se jajaj
      En fin, con calma!
      Un saludo <3

      Eliminar
  2. Haz lo que a ti te guste más hacer: escribe lo que a ti te gusta escribir, lo que te parece más liviano.

    De nada sirve que te adaptes a lo que crees que le gusta al resto del mundo si lo que haces no te gusta a ti, porque acabarás por dejar de hacerlo.

    A ver, yo no tengo un blog literario: tengo dos reseñas o así. Pero te entiendo en otro sentido. O sea, traslado lo que tú me dices a mi caso: yo me curro la estructura de todo, estoy poniendo cajas y resaltando entrada por entrada, varios días escribiendo una entrada, releyendola, corrigiéndola... Y oye, no me va mal. Quiero mucho a mis lectores. Pero podría irme mejor. (como a todo el mundo)

    Luego veo casos de otros blogs que no se esfuerzan mucho (porque lo veo) , se apuntan a 7 iniciativas y ea, 78 comentarios por entrada. Igual en una crítica de un labial de tres párrafos. Pues bueno, chincha un poco.

    Pero si a mí escribir entradas pa' ir tirando, apuntarme a iniciativas followxfollow para conseguir mi objetivo (que es ser un blog más grande), e ir a fondo en las RRSS no me gusta, no me hace sentir cómoda, no lo voy a hacer.

    Todo esto ya te digo, intentando trasladar cómo te sientes tú a cómo me siento yo en la blogsfera en ciertos momentos.

    Y lo que quiero decir con todo esto es que si quieres hacer reseñas más superficiales hazlas. Pero hazlas porque es un contenido con el que disfrutas. Tú tienes que ser tu primer seguidor. (O eso creo yo). Haz algo por lo que tú seguirías a tu propio blog. Y a partir de ahí tu público acaba llegando. :P

    Pero bueno, esta es tan sólo mi opinión.

    ¡Un besaco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ha sido una divagación de madrugada, lo que no poder dormir hace jaja
      Ese momento en el que miras tu blog, lo comparas con como estaba al principio y te preguntas ¿lo estoy haciendo peor? Más una reflexión conmigo misma que otra cosa. Seguidores no me faltan la verdad (que si soy honesta no se ni por qué se quedan jaja pero yo encantada) pero recuerdo el primer año, en el que escribía posts muy elaborados... los comentarios que dejaban claramente indicaban que no se habían leído lo que había escrito. Pero luego pienso mira, mejor, porque los había que si, y sigo manteniendo el contacto con es gente y es todo muy chachi. No se, una movida muy chunga que me dio ajaj
      Un saludo <3

      Eliminar

Design by Winter Studio © 2015.