3.4.17

LAS MARCAS DE LA MUERTE DE VERONICA ROTH


Aunque el primer libro de la saga Divergente me gustó, los que le precedieron fueron más bien tirando a... meh. Pero cuando supe que Veronica Roth iba a sacar una novela nueva que no iba a tener nada que ver con Divergente, el hype y la curiosidad pudieron conmigo. Ah, el maldito hype, las malditas expectativas. Aunque he de decir que la culpa de que este libro no haya resultado ser un buen libro es culpa de la escritora y de sus editores como mucho.

Las Marcas de La Muerte se supone que se sitúa en un planeta llamado Thuvhe, cuyo nombre viene de la tribu dominante de dicho planeta. En el planeta hay otra tribu, mucho más salvaje y peligrosa, llamada Shotet. Akos es de Thuvhe, mientras que Cyra es de Shotet. Se supone que son enemigos naturales pero cuando Akos, que fue secuestrado hace años por los malvados (eyerolls) Shotet, se le ofrece a Cyra como remedio al dolor constante que siente las 24 horas del día, comienzan a congeniar. Y ya se sabe que van a acabar juntos, no hace falta ser un genio para saber eso.

Pero espera un momento ¿dolor constante? ¿Y Akos es un remedio para ello? ¿De qué hablas, Aida?
Pues veréis mis niños, en este mundo al llegar a cierta edad los habitantes del planeta desarrollan un poder único e individual. No me preguntéis cómo, no me preguntéis por qué por que la verdad es que lo pienso ni me viene a la mente una manera coherente de explicarlo. Una vaina muy loca. El caso es que el poder de Cyra es un dolor constante que solo se calma cuando toca a otra persona y termina matándola de dolor, mientras que el de Akos anula los poderes de los demás. Así es como estos dos zagales se complementan.

El libro es muy lento. Muuuuuuy lento. Si tenemos en cuenta que ronda las 500 páginas y que el tamaño de la letra no sea precisamente grande, podemos tener una lectura eterna si nuestro ritmo de lectura es mas bien lento o si tenemos una capacidad de concentración escasa. Y ese es último punto es mi caso ¡yay TDAH!. Normalmente gracias a mi ritmo de lectura devoro los libros, pero no ha sido el caso de ese. No conseguía meterme en la historia, tanto por falta de ambientación (¿esto sucede en el espacio? ¿en serio? menos world building se ha visto en Física o Química) como por el exceso de cosas raras con nombres raros que Roth se saca de la manga. Hasta ir a cagar tiene su ritual con nombre rimbombante incluído, y que los personajes tengan nombres tan enrevesados no facilita las cosas. Hace unos cuantos años, cuando ni siquiera tenía el blog, ya lo comenté: los autores de fantasía juvenil tiran un montón de fichas de Scrabble al aire y lo que salga, es un nombre para un personaje. Veronica Roth parece que ha llevado esta idea al extremo porque si no, no se entienden ciertas cosas.

En general puede llegar a ser un libro entretenido pero de ninguna manera bueno. A mi me ha resultado un hueso duro de roer, así que no lo metería en la categoría de entretenido. Los envíos editoriales siempre SIEMPRE los leo, así que no podía dejar esto a un lado, pero me he sentido tentada en varias ocasiones (además teniendo una situación personal algo complicada). ¿Con esto digo que el libro sea malo porque me haya resultado difícil de seguir? No, claro que no. Hay libros densos por ahí que son auténticas maravillas, pero este simplemente no es el caso. Carece de una construcción de personajes decente, de world building (a secas, no tiene, en serio), motivaciones y mil cosas más.

Aún así y como soy así, como soy masoca, supongo que leeré la última entrega de la bilogía, porque no me gusta dejar las cosas a medias. Afú.

2 comentarios:

  1. ya se sabia que era malo, no tanto por la controversia si no porque sencillamente puede que sea malo de plano jaja. la verdad ni idea si lo llegaré a leer.

    ResponderEliminar
  2. HOLA! Me he encontrado con tu blog, está interesante la reseña, quizás un día me animo a leerlo aunque no sea tan bueno jaja, saludos te sigo desde mi blog: http://irresistibleleer.blogspot.mx

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.