2.3.17

T2: TRAINSPOTTING



Ayer por fin pude ir al cine para ver la esperada secuela de Trainspotting (1996). Iba con miedo y reticencias, pero aún así me he atrevido ¡hurra por mi! Si, T2 es una secuela en la que Rent Boy (o Mark) y compañía se reencuentran 20 años más tarde, después de que les pegara el palo. O más que una secuela, es un homenaje. Y un homenaje muy bien hecho he de decir.

Renton vuelve a Edimburgo después de vivir 20 años en Amsterdam, Sick Boy es un chantajista profesional que extorisiona a altos cargos con la ayuda de Veronika, su pareja, una trabajadora sexual de Europa del Este que está un poco hasta las narices de él. Spud, que sigue enganchado a la heroína y tiene un hijo que reniega de él, vive atormentado y deprimido por todos los errores que ha cometido y sigue cometiendo. Y Begbie acaba de escapar de la cárcel, resentido y carcomido por la traición que Mark cometió hace tantos años.
¿Y qué más? 

Pues la verdad, no mucho. En la cinta vemos como ha pasado el tiempo y como ha afectado a los protagonistas de la primera parte y como viven en el pasado, idealizándolo y viviendo la vida de fracasados que se sabía que iban a tener desde hacía tanto tiempo. Y eso es precisamente lo que gusta de esta película. Porque estas cosas pasan, vivimos cada vez más presos de la nostalgia y se refleja a la perfección aquí.


T2 no tiene mucho de la primera parte además de sus protagonistas. No tenemos las dosis descomunales de heroína, ni los planos de agujas, ni las alucinaciones... probablemente todo debido a la falta de la heroína, claro. Pero desde la primera secuencia tenemos la música machacona, los planos detalle y el sentido del humor que podríamos esperar al entrar en la sala de cine. También tenemos muchas referencias al primer filme: escenas explicitas y versiones envejecidas, como la de la famosa sonrisa de loco de Renton cuando es atropellado por un coche en plena huida de la policía.

Esta claro que estamos ante un canto de nostalgia, tanto por parte del cuarteto como por parte del espectador. Porque si creéis que aquí solo han envejecido mal los chicos, estáis equivocados. Incluso yo, que vi Trainspotting hace 8 años y no hace 20, he pecado de esa mirada idealizada al pasado de la que muchos hacen gala.

El discurso de Mark de "elige la vida" ha sido actualizado, quizás quedándose en una versión demasiado simplona que critica las redes sociales (que atrevido /sarcasm) pero que también le da caña al slut shaming y a los chistes sobre violaciones. Podría haber sido mucho más grande, más importante (quizás hablar de Trump y del Brexit), pero ha caído en la gran crítica social y convencional en la que todo el mundo cae. Las redes sociales son malas, lloremos porque nuestra sociedad vive en decadencia.

Pero al margen de eso, y aunque ni supera a su predecesora (y tampoco pretende hacerlo) ni hable de los mismos temas que hablaba la primera, sigue teniendo la esencia de la del 96. Claro que no es lo mismo pero ¿quién sigue siendo la misma persona después de 20 años? Esta panda de chalados no, aunque vivan anclados en el pasado, y desde luego la sociedad tampoco.

En fin, yo elegí verla. ¿Y tú?

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design by Winter Studio © 2015.