30.3.17

MAGNUS CHASE Y EL MARTILLO DE THOR DE RICK RIORDAN


Rick Riordan lo ha vuelto a hacer. En serio. Si Magnus Chase y la Espada del Tiempo me gustó, El Martillo de Thor no se queda atrás. Con Magnus Chase ha comenzado una saga divertida y desenfadada con muchísima diversidad entre sus páginas (este libro es más LGBT que algunos que gritan que lo son por todos lados y solo son un cúmulo de clichés). Pero de eso hablaremos más tarde, quizás.

Esta entrega se sitúa dos meses después de la primera. El martillo de Thor, el Mjolnir, sigue desaparecido, y Loki pondrá en un aprieto a Mangnus y compañía para evitar que puedan recuperarlo. Se introducen nuevos personajes, como Alex Fierro, hermana de Sam, un personaje de género fluido, hija (o hijo) de Loki por la que Magnus se sentirá atraído desde un principio, algo que le hará sentirse muy confuso. Tenemos a Heartstone y a Blitzen, profundizando mucho más en la historia de Heartstone y haciendo que le cojamos aún más cariño.

La diversidad funcional, de género y de religión de la saga sigue siendo apabullante. Si bien es cierto que a veces puede llegar a estar un poco forzado. Que un personaje genderfluid sea hija de Loki y se explique a la perfección que son los géneros no binarios a veces parece un poco conveniente. Pero da igual porque esto hace más bien que mal y el autor solo nos da una información que podemos encontrar en internet y ofrece una representación que en este tipo de novelas suele ser inexistente. Así que very well done Rick. Así es como se hace.

Aunque hay que darle un buen tirón de orejas al traductor. En inglés existe un pronombre neutro, que es they. They como sabréis también significa ellos. En España y en otras áreas en las que se habla español, no hay un pronombre neutro aprobado por la RAE, pero aún así, gran parte de la población no binaria utiliza elle. ¿Que no está aprobado? Vale, pero tiene mucho más sentido en una traducciñon emplear elle que ellos. Os voy a copiar el fragmento y me decís si le veis sentido, porque yo no:

—Entonces ¿por qué no haces que se refieran a ti como "ellos"? ¿No sería menos confuso que cambiar continuamente de pronombre?
[...]
—Mira, hay gente que prefiere el "ellos" [...] Si quieren usar el "ellos", que lo hagan. Pero yo, personalmente, no quiero usar los mismos pronombres todo el tiempo, porque no soy así. Cambio mucho. Esa es la cuestión. Cuando soy chica soy "ella" Cuando soy chico, soy "él". No soy "ellos". ¿Lo entiendes?
La verdad es que si alguien no lo entiende después de leer esta traducción, no lo culpo en absoluto. No tiene sentido alguno. No se por qué habrá decidido traducir el they de esta manera cuando en este contexto no tiene ningún sentido, pero se ha cargado una parte bastante interesante del libro con esta tontería. Una pena.

Siguiendo con el tema del libro, he de decir, que al igual que sucedía con La Espada del Tiempo, hacia la mitad decae un poquito el ritmo y puede hacerse un poco cuesta arriba: es como si intentara estirar un chicle que no da más de si, pero afortunadamente, el humor que impregna todas las páginas del libro salvan un poquito esto. Y es que de verdad que yo me partía el culo con esta historia. Iba en el tren y soltaba carcajadas exageradas sin querer que provocaban que los demás viajeros me miraran como si fuera puesta de algo raro. En serio si queréis reiros un poco, os recomiendo este libro. Y el primero. Y es que aunque tenga sus momentos dramáticos y tensos, es lo de menos en el libro. Es simplemente fantástico. Jurao'.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design by Winter Studio © 2015.