14.2.17

MI NOMBRE ERA EILEEN DE OTTESA MOSHFEGH


Eileen Dunlop es una chica de 24 años poco corriente. Demasiado mojigata, sin mucha cultura, algo lenta y sin ningún tipo de conocimiento de como interactuar socialmente. Dependiente emocional de un padre alcohólico del que quiere escapar y al que a veces le gustaría matar, trabaja en la prisión juvenil Moorehead en una localidad de Nueva Inglaterra a la que ella le gusta llamar X-Ville. No tiene amigos ni nada que se le parezca, solo sueños de escapar algún día de ese pueblucho e irse a Nueva York y convertirse en una persona totalmente distinta. Pero entonces Rebecca, una chica sofisticada, con estudios y mundo, aparece en la prisión juvenil y todo cambia para ella: cree haber descubierto su alma gemela y hará cualquier cosa por impresionarla.

Mi Nombre Era Eileen está narrado en primera persona por la misma Eileen. Pero una Eileen del futuro, mucho mayor y cambiada por las experiencias de la vida. En su relato podemos notar el desprecio que ella misma siente por esa chica que un día fue y, al mismo tiempo podemos notar hasta cierta ternura en algunos pasajes. Pero la verdad es que Eileen, la Eileen de 24 años que se nos presenta, es un personaje repulsivo y del todo amoral (o eso nos dice ella misma), un personaje con el que mucha gente no sabrá empatizar por razones obvias... pero si me permitís el atrevimiento, un personaje sincero, auténtico y con el que todos podemos llegar a identificarnos. Algunos más que otros, por supuesto. En mi caso, las veces que esa Eileen de 24 años me recordó a mi misma (al fin y al cabo de 24 años a 25 solo hay un año) son bastante numerosas. No por el puritanismo ni por su estrafalaria forma de vestir, si no por esa forma de pensar, por esa incapacidad de relacionarse con los demás como una persona normal, por esos pensamientos horribles, por esa manera de compadecerse de si misma constante, por esos impulsos cleptómanos, por sus ganas de escapar... en fin, por muchísimas cosas.

La novela narra un periodo de tiempo bastante concreto y clave en la vida de Eileen: lo que sucedió para que por fin se atreviera a dejar X-Ville detrás y comenzar una nueva vida y, da la casualidad que todo viene marcado por la aparición de Rebecca en su vida. Lo que pasa después no lo sabemos: sabemos gracias a la Eileen del futuro que tendrá amantes, que su vida no será un camino de rosas, que llegará a convertirse en la joven que un día soñó ser e incluso que se casará, pero no entra en detalles, porque lo importante es lo que ocurre en X-Ville con Rebecca y con Moorehead como telón de fondo.

No es una historia de acción, es más una historia de personajes, de un personaje muy concreto, con una psique curiosa para un personaje femenino, y voy a explicarlo que ha quedado raro: en la literatura estamos más que acostumbrados a encontrarnos personajes con esta personalidad repulsiva con un único detalle diferenciador, un detalle muy específico y clave: son hombres. Cuando aparece una Amy Dunne o una Eileen Dunlop todo parece mucho más desagradable y se intensifica mucho más simplemente porque no estamos acostumbrados a ver a la mujer en un papel así. Pero creedme, cuando se dan estos casos, el resultado es maravilloso. Yo pido mas personajes como Eileen, más personajes que nos revuelvan las tripas y nos hagan darnos cuenta de una vez por todas de que ¡SI! nosotras también podemos estar perturbadas. Y si me permitís el atrevimiento, también es interesante que se haga notar la diferencia en el patrón de comportamiento que te da el pertenecer a un género o a otro. Porque creedme, el entorno social y esas cosas marcan, pero el género también.

En general recomiendo mucho esta lectura. Puede que a algunos el final os resulte anticlimático o que no lleguéis a pillarle la gracia, que paséis las paginas esperando algo que nunca llegará. Mi consejo es que si os decidís a escoger este libro de entre todos los que hay en la estantería de novedades, lo hagáis sin esperar nada concreto. Quizás algo atrevido después de leer esta reseña, porque lo he puesto un poquito por las nubes, pero... en serio, hacedlo con la mente abierta. No os arrepentiréis.

Y si lo hacéis me da un poco igual.


No hay comentarios

Publicar un comentario

Design by Winter Studio © 2015.