24.1.17

AQUI EMPIEZA TODO DE JENNIFER NIVEN


Desde que supe que la misma autora de Violet y Finch iba a publicar otra novela (no exenta de polémica debido a la sinopsis que la editorial estadounidense eligió en un principio para promocionarla) marqué el día del lanzamiento en mi calendario (bueno no, pero porque no tengo) y esperé pacientemente a que llegara a mis manos. Hace menos de un mes Planeta me cedió un ejemplar para leerlo y reseñarlo y en cuanto volví de mis vacaciones en mi ciudad natal, le eché el guante y no pude dejar de leer hasta soltarlo.

Jennifer Niven sabe como escribir historias diferentes con personajes especiales pero sobre todo, bien documentada, ya que suele tocar unos temas para nada sencillos. En este caso, tenemos a una chica con obesidad mórbida que llevaba años sin salir de casa para ir al instituto y a un chaval con prosopagnosia, una enfermedad neurológica que impide al que la padece reconocer rostros, aunque sean miembros de su propia familia. Incluso su propia cara es un misterio para él. Libby y Jack, que así se llaman, no se conocen en las mejores circunstancias posibles: todo empieza con un gran malentendido, pero esta claro que entre ellos va a surgir una historia romántica. Y como odio este tipo de historias... con un par de excepciones. Creo que a las únicas autoras a las que les perdono este tipo de historias son a Rainbow Rowell y a Jennifer Niven, precisamente porque saben como hacerlo de una manera especial y diferente, y sobre todo, bien documentadas. Porque tocar temas como la gordofobia, los trastornos mentales o las enfermedades neurológicas sin la documentación adecuada puede terminar en desastre absoluto. Muchos acusan a Jennifer Niven de buscar la lágrima fácil del público, de que escribe de temas que no conoce y que no le importan lo más mínimo solo para generar ventas. Personalmente no solo no lo veo así, si no que creo que esta es una autora que se dedica de lleno a sus historias y que intenta no dejar demasiados cabos sueltos.

Libby es un personaje que desprende una fuerza y una determinación admirables. Y no por su peso, si no por todo lo que ha tenido que vivir. ¿Que dichas circunstancias han venido determinadas por ese factor? Si, claro, pero eso no quita que ella haya decidido tirar hacia delante y no dejar que los demás y sus propias inseguridades la hundan. A ella le gusta bailar, es sociable y le cae bien a la gente. Esta un poquito obsesionada con Siempre Hemos Vivido en el Castillo y con los libros en general. También tiene sus defectos, está claro, pero sabe cuando pedir perdón y cuando ha cometido un error.
Jack vive en una farsa constante: nadie conoce su condición, y con el tiempo ha aprendido a distinguir a la gente con datos como su forma de caminar, su peinado o su forma de vestir. A veces esto no es suficiente y se le acaban escapando cosas, pero en esos momentos solo tiene que fingir que iba demasiado borracho o que estaba distraído, y como es tan encantador... la gente se lo deja pasar. Ha escogido a sus amigos en función de sus identificadores, esas señales que le permiten distinguir a la gente: cuanto más llamativos sean, mejor. Y así es como ha acabado saliendo por ahí con una panda de cretinos que se creen los amos del instituto... y todos estos factores son los que hacen que conozca a Libby, aunque de una manera un tanto cuestionable,

De Aquí Empieza Todo se puede decir un poco lo mismo que de Violet y Finch en cuanto estructura y desarrollo de personajes, lo cual no es necesariamente malo. Niven ha sabido como encontrar su formula, hacer que funcione y que no resulte cansada. Capítulos alternados entre personajes principales, entre presente y pasado que ayudan a juntar las piezas de un puzzle. Pequeños detalles que nos harán sospechar que hay más ahí que lo que en un principio creímos, con una historia de amor entre dos personajes que están rotos pero que saben que no pueden arreglarse mutuamente, que simplemente serán un apoyo importante en la vida del otro.

Bueno solo comentar que... esta bien que un libro haga referencias de otro. Pero cuando esas referencias se convierten en spoilers de tamaño de catedrales, no mola tanto. Ahí habría que darle un buen tirón de orejas a la autora. Si tenéis pensado leer Siempre Hemos Vivido En El Castillo, no os aconsejo que leáis este libro antes.

Por lo demás, Aquí Empieza Todo ha sido mi primera lectura de 2017 y no podría haber empezado el año lector de una manera mejor. Porque que importante es escoger bien la primera lectura del año ¿verdad? Así lo demás viene rodado.

1 comentario:

  1. ¡Hola!

    A mi me pasó lo contrario a ti cuando me enteré de que iba a salir este libro, y es que la historia de romance no me agrada tanto, pero poniéndonos en perspectiva, Violet & Finch me encantó, al grado de ser una de mis lecturas favoritas del año pasado y Rainbow Rowell también me gusta por su manera diferente de plantear el romaonce, de hacerlo agridulce, lo que me lleva a decir que puede que le de una oportunidad a este libro, no sin antes leer el otro que mencionas para no spoilearme todo. Gracias por la reseña.

    Besos :)

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.