31.12.16

2016


31 de diciembre de 2016 y aquí estamos, con el post de rigor. Me he planteado varias veces la manera de enfocarlo ¿centrarme solo en las mejores lecturas o poner también las peores? ¿hablar de cine y videojuegos o ceñirme a los libros? Si soy sincera mientras tecleo estas palabras sigo sin saber el enfoque del post. Al terminar 2015 dije que no quería seguir haciendo estas cosas pero mira, aquí estamos. Y es que si el vecino se tira por un puente ¿lo haces tu también? Pues parece que en mi caso si...

El balance de lecturas del año se resume en: flojo. Mucho juvenil y de poca calidad. Aún así puedo rescatar cinco pequeñas joyas que me han marcado. Y menos mal, porque si no la decepción conmigo misma sería enorme...

Debería empezar por El Cuento de La Criada de Margaret Atwood. Que historia. Que
descubrimiento. No sé como es que nunca había leído a esta mujer pero si todo lo que sale de sus manos es de una calidad similar a la de este libro, 2017 va a ser un año lleno de lecturas impecables.
Por que si: me he reservado el año que se avecina para leer más a esta mujer. El Cuento de La Criada se sitúa en el estado de Gilead, una sociedad totalitaria en la que las mujeres son divididas según sus capacidades reproductoras. Las Criadas visten de rojo y son entregadas a hombres importantes para concebir su descendencia. La protagonista de nuestra historia es, como no podía ser de otra manera, una Criada. Nunca llegamos a conocer su nombre: ella es Defred. De, que indica posesión, y Fred, el hombre al que esta obligada a servir. El nombre de estas mujeres va cambiando según su dueño lo hace.No tienen identidad propia ni objetivos más allá que el de darle descendencia a la familia asignada: si no son capaces de ello, irán a otro hogar. Si aún cambiando de casa no logran concebir, estarán condenadas a pasar el resto de sus días en campamentos, quedando relegadas de una sociedad que solo las mantiene con un único fin: servir a los hombres. Defred nos describe una sociedad increíblemente religiosa (y sin duda inspirada en el catolicismo), patriarcal y en cierta manera cercana (que es lo que más asusta de todo) y nos explica no solo como es su día a día, si no retazos de lo que fue su pasado. Solo os diré una cosa: en este libro no hay acción. Si esperáis amotinamientos, lucha, sangre y muerte, os habéis equivocado de lectura. Pero si vuestras expectativas están en otro lugar, no lo dudéis y ante todo: llegad hasta el final.

nolite te bastardes carborundorum

Blankets de Craig Thompson es esa novela gráfica/cómic/tebeo/historia en viñetas que llevaba años queriendo leer pero que hasta este año no he sido capaz de hacerlo. Es una historia autobiográfica: en ella el autor nos cuenta como fue crecer en Wisconsin, América profunda llena de white trash, en una familia profundamente religiosa y pobre, además de como descubrió que su pasión era el dibujo y cómo conoció a su primer amor, ese que te marca de por vida. 
Realmente poco puedo valorar más de esta lectura. Es una historia que me llegó muy dentro y que me hipnotizó con su dibujo. Todo palabras vacías y huecas ¿no? Leedlo vosotros y judgadlo si queréis. Yo no puedo decir nada más.

En El Camino de Jellicoe de Melina Marchetta fue una lectura totalmente accidental. El primer día que vi a Drew en persona pasamos frente a un puestecillo de libros entre los que había un montón de novelas juveniles publicadas por Molino por apenas tres euros.

Lo compré y lo leí. Y aunque al principio me resultaba algo confuso, al terminarlo sentí eso que se siente con los libros que sabes que son especiales y que te han dicho mucho más de lo que creías en un principio. Sentí que había aprendido algo, aunque no tengo muy claro a día de hoy de qué se trata.

La historia transcurre en Jellicoe, un internado en el que cada año hay guerras territoriales entre los alumnos residentes, los Paisanos (aquellos que viven en el pueblo) y los Cadetes, que solo pasan un mes en los alrededores del mismo. Taylor es ahora la líder de la escuela, pero cuando desaparece Hannah, su tutora, sus prioridades comienzan a cambiar. Así es como en un baile continuo entre el presente y el pasado, con ayuda de un manuscrito, Taylor comenzará a desentrañar el misterio de quién era su madre y qué sucedió en Jellicoe años atrás.

Se que así contado no parece nada atractivo. Se que puede resultar confuso. Pero a veces las cosas que a simple vista parecen feas y confusas son las que más adentro llegan y las que más bellas resultan ser.



Y Todos Miramos al Cielo de Tommy Wallach cuya reseña podéis encontrar aquí fue una lectura apasionante. Nos sitúa en un escenario en el que la humanidad está a punto de desaparecer por culpa de un asteroide. O quizás no. No está claro. Y sin embargo, la gente empieza a actuar como se supone que actuaría de llegar el temido fin del mundo. Los capítulos se dividen por protagonistas, cada uno con su personalidad y su historia pasada, sin saber que es lo que les depara el día de mañana. Dos meses nada más y a partir de entonces no saben si vivirán o morirán. Como dije en la reseña, este libro me ha gustado especialmente por la capacidad del escritor de crear unos personajes adolescentes no solo creíbles, si no además libres de estereotipos tontos. Son personajes imperfectos pero sus imperfecciones no les hace especiales ni diferentes, simplemente humanos. Y según pasan los días se ven forzados a salir de su zona de confort y a relacionarse con personas muy diferentes a ellos.
Eliza sabía que no existía una familia normal del todo. La vida, y por descontado, Twin Peaks, le había enseñado que siempre se acababa encontrando algo siniestro flotando por ahí, como un cadáver por debajo de la superficie de unas aguas aparentemente plácidas.

Y por último, más que nada porque ha sido la última lectura del año y no porque haya sido la que menos me haya gustado de este resumen de cinco, Déjame Entrar de John Ajvide Lindqvist,
situado en los suburbios de Estocolmo de los años 80, con un protagonista solitario de 12 años llamado Oskar que no tiene nada ni a nadie además de su cubo de Rubik falso  y su álbum de recortes de asesinatos. Un día un par de personas se mudan al piso de al lado y así es como Oskar y Eli, una niña  de su misma edad, se conocerán y crearán unos extraños lazos.

Déjame Entrar es mucho más que la historia entre dos niños que se conocen y forjan una relación. Déjame Entrar es sucio, morboso, habla de miseria y de dolor y a la vez es hermoso. Sin olvidarnos del pequeño detalle de que Eli es un vampiro...



Y en resumen, estos son los cinco libros con los que me quedo este 2016. Un año escaso de lecturas buenas pero considero que las pocas que han aparecido, son de esas que están para hacerse un hueco entre las costillas y no salir jamás.

Zorionak eta Urte Berri On.

2 comentarios:

  1. the handmaid's tale es genial :D yo quiero leer mas de la autora que me encanta. y tengo que seguir leyendo dejame entrar :P

    ResponderEliminar
  2. ¡Hey! Las tres últimas lecturas me llaman mucho la atención, aunque hace tiempo vi la adaptación de Déjame entrar. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.