3.8.16

VA DE MIEDO

Hace un par de días me metí entre pecho y espalda unas cuantas películas de terror. La cuestión es que yo soy una cagona, pero al verlas en compañía de mi novia pude disfrutar de ellas lo suficiente como para quedarme maravillada con el argumento y la ejecución de las mismas. Dos en especial llamaron mi atención, y no deja de sorprenderme que en general, tengan críticas tan mediocres. Vengo a hablar de It Follows y de The Babadook, dos películas de terror que puede que no estén repletas de jumpscares, gore y demás familia que parece que el género de terror requiere hoy día; pero si que tienen un gran componente psicológico, una muy buena construcción de los personajes y un argumento lo suficientemente sólido como para dejarte pensando en lo que acabas de ver un buen rato.


Algo te sigue con el objetivo de matarte. Avanza despacio, pero no puedes esconderte de ello eternamente. Adopta cualquier forma humana. Y la única manera de deshacerte de esa cosa es pasársela a otra persona de la misma manera que te la pasaron a ti, manteniendo relaciones sexuales. Si, la amenaza de It Follows es una suerte de demonio de transmisión sexual. Y puede que en un principio no parezca una premisa interesante o lo suficientemente angustiosa, pero la cinta merece todos los elogios. Con una banda sonora que da en los puntos claves y un reparto actoral poco conocido pero que acierta en cada momento, It Follows es una pieza rara en el género de terror actual.

Las constantes metáforas visuales y los pequeños detalles en los que hay que fijarse para darnos cuenta de cosas que provocan aún más impacto en el espectador son sobresalientes. Mucha gente pone una pega a la película, una pega muy concreta más allá de que "no de susto" y es que dicen que el plan final para deshacerse de esa cosa que te sigue parece que hubiera sido planeado por una panda de mocosos. Pues bien ESE ES EL PUNTO. Son todos una pandilla de adolescentes así que tiene todo el sentido que su plan sea una mierda pinchada en un palo.

Por lo demás, el final abierto a libre interpretación podrá gustar a unos y a otros darles por saco pero yo estoy dentro del primer grupo. Y es que si, el final es una metáfora, tal y como lo es el resto de la película. ¿De qué? Tendréis que verla para averiguarlo.


The Babadook es una película australiana de corte similar a It Follows: no sigue la dinámica de susto tras susto, si no que se recrea en la tensión y en la psicología de los personajes.

Amelia perdió a su marido en un accidente de coche hace casi siete años, justamente cuando la llevaba al hospital para tener a su hijo. Actualmente no ha superado la pérdida e inconscientemente culpa a su hijo de la muerte de su padre. Si sumamos al asunto que el niño es realmente complicado de llevar, estando profundamente obsesionado con un monstruo que pueda atacarle a el y a su madre, tenemos a una Amelia al borde del colapso. Un día, antes de dormir, Amelia le dice a Sam que elija un libro para leérselo antes de dormir. El crío escoge uno que Amelia no recuerda haber visto nunca por casa, de cubierta roja y desplegable, llamado El Babadook, que trata sobre un en principio amigable ser que quiere ser tu amigo. Pero según van pasando las páginas todo se vuelve más y más perturbador, resultando el final de la historia en una amenaza de muerte. A partir de ese momento Sam empezará a actuar de manera aún mas extraña, afirmando que el monstruo al que tanto teme se trata en realidad del Babadook, y poco a poco Amelia termina dejando que entre, provocando una noche de auténtico terror.


The Babadook no es más que una gran metáfora de una pérdida y de como una persona puede romperse en el momento menos pensado. El monstruo no es más que la carga de Amelia y como ella permite que esta sobrepase sus esfuerzos por salir adelante. El final, tan confuso como puede serlo el de It Follows, también es una metáfora de como superamos nuestras pequeñas o grandes cargas, sabiendo que aunque no podamos deshacernos de ellas y que probablemente nos acompañen durante toda la vida, podemos aprender a convivir con ellas sin que estas tomen las riendas de nuestra vida.

En definitiva, tanto como It Follows como The Babadook son dos películas que aunque no juegan con los habituales recursos del género, si que tienen unas raíces muy asentadas en la psicología de unos personajes bien construídos, usando los monstruos como metáforas de problemas reales, haciéndonos ver el miedo que da en realidad cosas que nos acompañan día a día.

3 comentarios:

  1. Yo también soy super miedosa pero aaamo las películas de terror, es raro jajaja. De estas no sabía, pero por lo que dijiste me resultaron interesantes, aunque a diferencia de ti odio los finales abiertos, pero les daría una oportunidad. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Que buenas pintas tienen ambas. Ya habia escuchado hablar de Babbadock pero no le había presetado realmente atención hasta que he leído tu entrada y me han dado muchas ganas de verlo. Yo soy de las que le encanta ver peliculas de terror, pero que nuncs encuentra uno de su gusto.

    Quiero saber que metáforas esconden ambas así que ya me lo estoy apuntando para verlo entre estos dias.
    Gracias por las recomendaciones.

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo estuve hablando precisamente de estas dos películas con Cicuta como ejemplos de historias de terror que aportaban algo más. Aún no he reunido el valor para verlas, pero estoy en ello.

    Z.

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.