18.4.16

DRACO

Si me preguntarais, no sabría responderos con claridad a la pregunta de por qué me gusta tanto Draco Malfoy. Tampoco se por qué me gustan personajes como Spike y Loki. Quiero creer que es porque, a pesar de ser basura moral en todos los sentidos, tienen una evolución o por lo menos una historia que les hace humanos (bueno, en el caso de Draco) y no los convierte en un simple cliché.

Draco es un bully, es racista, y es mala persona, por lo menos durante su etapa escolar. Es el personaje que Rowling creó para ser odiado. Lo que JK no supo ver (y sigue sin saber ver) es que Draco acabó cobrando vida y pácticamente creo un arco que lo redimió de bastantes cosas para si mismo el solito a través de las manos de la autora. Rowling sigue diciendo que Draco es malo, y que nunca jamás de los jamases será redimido. Y seamos sinceros, hasta el ¿sexto libro? parece el clásico antagonista que únicamente existe para estorbar al prota y que éste nos de penita. Pero no. Draco es un niño al que le han comido la cabeza, y que quiere hacer que su padre, al que teme más que a Voldemort, esté orgulloso. No por nada se dice que, llegado el momento de enfrentarse a un boggart, probablemente éste adoptaría la forma de Lucius. Pero claro, resulta que el niño crece, y se da cuenta de que hay cosas que están bien y que están mal. Draco baila en un universo de grises que la gente se empeña en ignorar. No es un santo, pero tampoco el diablo.

Me gusta Draco y me gusta Slytherin y me gusta todo lo que rodea a su personaje. Y necesitaba contárselo al mundo por enésima vez.

2 comentarios:

  1. Ya somos dos. Adoro a Draco, adoro a Slytherin y adoro esa fotografía que has compartido *_*

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Realmente no me gusta Draco ni nada de lo que le rodea jajaja pero tienes mucha razón en que va creciendo con la historia y que lamentablemente es así porque es lo que "le enseñaron", y es cierto que no es totalmente malo aunque la autora lo puso para ser odiado si o si. !Saludos!

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.