4.9.15

Flores en el Ático de Virgina Andrews


La familia Dollanganger lo tiene prácticamente todo. Dos padres guapos, Christopher y Corrine; con cuatro hijos igual de guapos, Chris, Cathy, Cory y Carrie. Todos son rubios y blancos como la porcelana, todos inteligentes y con unas metas marcadas a pesar de su juventud. Chris quiere ser médico y Cathy bailarina, Cory es comedido y Carrie un terremoto insoportable. Pero en el 36 cumpleaños de su padre, un suceso agitará sus vidas, los problemas económicos comenzaran a caerles encima y obligarán a Corrine a pedir ayuda a sus propios padres, que hace mucho que la desheredaron por cometer a sus ojos y a los de Dios, un acto totalmente horrible y sin perdón. Es por eso que si quiere ser incluida de nuevo en el testamento familiar, debe volver a casa y ganarse el perdón de su padre, algo que a simple vista parece sencillo, pero que se verá rápidamente que no lo es tanto. Nadie debe conocer la existencia de los cuatro hermanos hasta que Corrine haya logrado su objetivo, y es por eso que, con la ayuda de la abuela de los niños, encierra a sus hijos en una pequeña habitación del segundo piso de la mansión Foxworth, con escaleras al ático, bajo la débil promesa de que una vez muerto su abuelo, que está realmente enfermo, podrán salir y revelar su existencia al mundo.

Flores en el Ático rezuma crueldad y no deja de ser curioso que la escritora haya decidido dedicar esta novela a su madre, ya que las figuras maternas que aparecen aquí son deleznables. Corrine en un principio puede parecernos una madre tierna que, aunque esta convencida de que el dinero mueve el mundo y nada más, puede hacernos creer que su mayor preocupación son sus hijos y que solo contempla un futuro con ellos en su vida, pero según pasan las páginas y en consecuencia, los meses, nos encontramos con su verdadero rostro. Así mismo, la abuela de los niños es cruel y mantiene a los hermanos bajo unas estrictas y ridículas normas y amenaza con infligirles crueles castigos si osan desobedecerlas. Andrews, con un estilo no demasiado bueno, pero si sosegado, utilizando la voz de Cathy consigue crear una atmósfera tan asfixiante como debe ser la del mismo ático en el que los niños pasan los días. Y es que la narración es tan lenta que va acorde con la monotonía de una vida sin más alicientes que llegar al día siguiente y esperar a ser liberados de un cautiverio sin fin.

Al final se nos desvelan secretos que parecen el principio y el final de una serie de misterios, pero, sin embargo, Flores en el Ático es la primera parte de una serie de cinco libros que puede dar mucho de sí... y es que la historia de Corrine y Christopher parece estar condenada a repetirse. Y esa historia debéis descubrirla vosotros, si es que os atrevéis a entrar en el ático de la mansión Foxworth...

5 comentarios:

  1. Me vi la película cuando era muy pequeñita y me traumatizó. Hace unos años la volví a ver y me volvió a traumatizar XD tengo pendiente leer el libro algún día y esa edición es preciosa

    Un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la peli no le hace justicia al libro, este ultimo es muuuucho mas retorcido que la película y da mas mal rollo jajjaja ya me diras si te animas a leerlo :P

      Eliminar
  2. Pues yo ni película ni libro... pero me lo apunto! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yay es tremendamente adictivo asi que cuidado ;) jajaja
      Un saludo <3

      Eliminar
  3. Seré sincero: este libro me llamó la atención por la portada. Pero ahora que te he visto hablar un poquito de él, sí que me han entrado ganas de leerlo, la verdad... Por lo que has contado me parece que se le da un aire a Tim Burton. ♥

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.