14.4.15

Mi relación con los libros.


Esto había empezado como un texto intentando explicar por qué yo, una chica de 23 años, disfruta leyendo literatura juvenil, pero no se muy bien como va a terminar. No se muy bien cuando comencé a prestarle demasiada atención a esa sección de la librería en la que se amontonan las novedades destinadas a un publico de 14 a 18 años. Una sección de la librería para la que eres demasiado mayor para comprar por gusto y demasiado joven para comprar para tus hijos o sobrinos, o eso dicen. Incluso a  mi me choca, porque si, leí Harry Potter y Crepúsculo, y también la trilogía de la Materia Oscura, una de mis favoritas. Pero quitando estos libros a un lado, durante mi adolescencia, por muy poco que leyera, lo que caía en mis manos no era en absoluto juvenil. Chuck Palahniuk, Edgar Allan Poe, Hermann Hesse, Irvine Welsh... en fin, os hacéis una idea.

La cuestión es que desde que caí de bruces en la bloggosfera y, sobre todo, desde que empecé a leer en inglés, la mayoría de los libros que me llaman la atención son juveniles. Creo que disfruto con lecturas sencillas, pero aún así les pido siempre un mínimo. Hay libros juveniles malos y libros para adultos malos, y también al contrario, creo que eso es algo que todos tenemos claro. Pero a mi me encanta el teen angst, y disfruto pensando en lo que he leído, desmembrando las cosas problemáticas que pueda tener, las cosas positivas y pensando en si se lo recomendaría a tal o cual persona. Me gusta la sencillez que desprenden estas historias y el toque nostálgico que hace que me remonte a mi propia adolescencia. Soy muy simple, si. Pero si hay algo que me parece bastante curioso es como ciertos de libros tienen menos valor que otros que son muy similares en cuanto a calidad simplemente por tener un público objetivo determinado, véase, literatura juvenil, chick lit, erótica... y sin embargo tienes que oír que cosas como Intranerso son el no va más de la nueva generación de poesía española sea lo que sea eso. Me parece cuanto menos hipócrita que se use un rasero tan distinto para juzgar libros simplemente porque unos no tienen pretensión de nada más que de entretener y están dirigidos a adolescentes o a mujeres y otros los ha escrito un intensito que intenta ser Bukowski pero se queda por el camino.

Al mismo tiempo me preocupa que lo que estoy consumiendo no sea más que literatura de usar y tirar, que lea mucho para al final terminar únicamente con un puñado de libros que relea a al cabo de un tiempo. Por un lado, me gusta leer historias  nuevas, pero por otro, me siento mal al ver tantos libros en mi estantería pendientes de relecturas. Si hay algo que me encanta es gastar el dinero pero al mismo tiempo NO HACERLO. Y si siento que con un libro he perdido el tiempo del todo, me entra mucha ansiedad. También me siento culpable por no buscar lecturas más profundas. Es más una pelea contra mi misma que contra los demás. Me da igual si te parezco demasiado mayor para leer lo que leo, pero el problema es que ahora mismo, en mi mesilla de noche, tengo Nunca Olvidan, de Alexandra Bracken, y Un Cuarto Propio, de Virginia Woolf  y ¿sabéis cual estoy leyendo? Efectivamente. Y si pensáis que después de Nunca Olvidan cogeré Un Cuarto Propio, debéis andar con el optimismo subido. No es que no quiera leerlo, todo lo contrario, si no, no lo tendría. Pero ¿cuando? Pasan los meses y sigo igual, sin saber cuando cogeré ese clásico o cuando me sumergiré en la fantasía adulta de una maldita vez. Lo que tengo claro es que no voy a forzar la máquina. Si no me apetece, no me apetece, pero no puedo evitar darle vueltas.

La verdad, no se muy bien a donde quiero ir a parar con esta entrada. Necesitaba vomitar todo esto en algún sitio, y no ha quedado demasiado fluido, pero  las ideas principales ahí están.

Leo. Leo mucho. Con algunos libros aprendo, con otros paso el tiempo y con otros, ambas cosas.


7 comentarios:

  1. No deberías pensar mucho en ello, simplemente lee lo que te apetezca. Yo suelo leer de todo, pero también por etapas, hace un tiempo me dio muy fuerte por la novela negra, después por la literatura juvenil... pero nunca he abandonado otros géneros. Ahora intento leer de todo, porque me he dado cuenta de que si leo siempre cosas parecidas me aburro.

    También pienso que en todos los géneros puedes encontrar auténticas joyas, y mucha morralla. No tiene nada que ver, es tener suerte con el libro o no, o haberlo disfrutado.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
  2. Relájate, que al final es la clave de todo. Yo ahora mismo estoy en el caso contrario al tuyo: cada vez que intento volver a leer algo juvenil, batacazo, y con los clásicos sin embargo me está yendo muy ben.

    Como dice Rocío, va por etapas. Hace cuatro o cinco años, hubo uno que yo leí prácticamente todo novela negra, y sin embargo ahora hace tiempo que no toco ninguno; lo mismo con juvenil, etc. Y evidentemente, hay libros que son puro entretenimiento pero que no nos aportan nada más que eso, y otros que además nos enseñan cosas, pero tampoco creo que tengas que agobiarte si llevas una temporada enganchada a los libros que enseñan poco o nada, porque cada uno tiene sus necesidades en cada momento.

    Igual ahora lo que más necesitas es evadirte y que los libros te enganchen y te entretengan, e igual mañana lo que quieres es que te cuenten paranoias filosóficas y te pones con Kafka a tope. No creo que tengas que darle vueltas, solo asegurarte de leer algo que te haga disfrutar en cada momento.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Todo es cuestión de gustos, a lo mejor en tu adolescencia sentías que te ibas haciendo mayor y querías leer cosas nuevas y ahora quieres leer todos esos libros que podrías haber leído entonces. No te preocupes. Cada uno tienes sus gustos, y teniendo un libro en la estantería, al final acabarás leyéndolo ¿Cuándo? No importa, date tiempo.
    Como bien has dicho, hay libros de juvenil buenos y malos e igual pasa con los libros para adultos.
    Además, cada uno lee lo que le apetece en el momento y está claro que a ti ahora te apetece leer juvenil, pues a devorarlos todos y ya tendrás tiempo de leer libros para adultos. Yo, a mis casi 18 años me estoy empezando a leer Percy Jackson (recomendado para niños de entre 9 y 12 años). Así que no te preocupes, lo importante es que leas, y que lo que leas, te guste.
    ¡Un besito! Eli ^^

    ResponderEliminar
  4. Yo he tenido épocas en que era incapaz de leerme un libro "serio" y sólo conseguía engancharme a literatura juvenil. Lo importante cuando lees es que te distraigas y te adentres en un nuevo mundo, sea el que sea; con unos libros se aprende más que con otros, pero eso no significa que los otros sean inútiles.
    No te preocupes, ya tendrás tiempo y ganas de leer otras cosas :)

    ResponderEliminar
  5. Me he sentido muy identificada con el inicio de este post,y es que mi me pasó algo muy parecido que a ti: no solía leer libros juveniles hasta que llegué a la bloggósfera, con obvias excepciones como la saga de Harry Potter y Crepúsculo. El año pasado leí muchos libros juveniles (habrá sido un tercio de todas mis lecturas), pero este año me decanté totalmente y hasta ahora ninguno de los libros del género que voy leyendo me ha convencido. Yo tengo ansiedad desde hace años, cuando se junta con mi toc la cosa se jode y entiendo que cosas que para otros es insignificante a uno le da vueltas y vueltas y vueltas. Quizás puedas buscar una lectura conjunta y así le pones más prioridad a algún clásico por ahí. En fin, creo que vamos mucho por épocas, puede que dentro de poco entres a una mala racha con lo juvenil y el destino te empuje a leer otras cosas :)

    ResponderEliminar
  6. Yo soy una treintañera a la que le gustan las novelas juveniles. Pero busco algo de calidad además de disfrutar leyendo. Porque para eso leo, para disfrutar y distraerme
    Hay momentos en los que necesitas pensar y libros más profundos pero en otros la vida ya te da que pensar como para que en el poco tiempo libre que tienes, tengas que hacer sufrir un poco más a tus neuronas y no dejarlas descansar
    Así que te aconsejo que no te preocupes si ahora no puedes leer Un cuarto propio. Cada libro tiene su momento, y seguro que llegará y lo disfrutarás tanto como los libros juveniles
    Mil besos^^

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! yo también tengo 23 años y lo que más abunda en mi librería son los libros juveniles. La verdad, me gustan y no pienso que esté perdiendo el tiempo ni tirando mi dinero (depende que libros puede que si y eso me cabrea mucho) Pienso que es solo un "genero" más que leer, no importa lo que leas siempre que te guste y te sientas bien con ello. Como dices, hay libros para adultos malos y libros juveniles malos, pero si se mira un poco la sinopsis o las reseñas se puede llegar a saber si ese libro nos va a gustar o no. Muchas veces al final acabas pensando " si lo se no lo compro" pero eso nunca se puede saber del todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Design by Winter Studio © 2015.