25.10.18

SOPPY DE PHILIPPA RICE

2 comentarios
Título: Soppy | Autora: Philippa Rice | Traducción: Natalia Mosquera | Editorial: La Cúpula - Brúfalo Lector | Precio: 12'00€

Mira no se, será que desde que estoy enamorada veo las cosas desde otro prisma o que siempre he sido una pedazo ñoña del copón y lo tenía escondido bajo muchas capas pero ay. Que bonito. Soppy es ni más ni menos que una historia de la convivencia de una pareja real en su día a día. Y cualquiera que esté enamorado y conviva mínimamente con su pareja puede verse reflejado en alguna de sus páginas, o en muchas, depende de cada cual. No en vano en la cubierta de atrás un "si te reconoces en esta historia, estás enamorado" es lo primero que se puede leer.

Lo que hace bonito a Soppy es precisamente que es cuqui, si, pero no estomagante, no es cursi hasta la náusea. Podemos ver el crecimiento de la pareja desde que se conocen hasta que empiezan a vivir juntos y tener una rutina. Ver pelis en el sofá y quedarse dormidos, hacer la cucharita por las mañanas, solucionar peleas más o menos graves... Todo esto acompañado de un dibujo muy naif con color a dos tintas, roja y negra, hace que la historia, que en principio no tiene más hilo argumental que ese, se lea (¿se puede leer algo que apenas tiene texto?) en un abrir y cerrar de ojos.



Ya había visto alguna de estas viñetas de Philippa Rice en Instagram y en Tumblr, lo que no sabía es que se habían publicado en un libro. Y a decir verdad, aunque lo hubiera sabido en aquel entonces, no lo habría comprado. Si, el dibujo es muy bonito, la historia también, pero personalmente a mi no me habría dicho nada. Ahora es una historia que me habla a un nivel personal, y la verdad, no se puede decir mucho más. Con esto no quiero decir que si no estás encoñadito no puedas disfrutarlo, para nada, las ilustraciones por si solas se venden perfectamente, pero está claro que esta historia está destinada a un público concreto. O lo estaría si Philippa Rice hubiese iniciado este proyecto con la intención de forrarse, que no es el caso. Ella simplemente un día comenzó a ilustrar su día a día con su pareja y salió esto, con lo que tan fácil es identificarse.

¿Lo recomiendo? Joder, por supuesto. Decir algo más sería redundante, de algo tan corto y sencillo no se puede decir más.




 


 ENLACES DE INTERÉS:


Tumblr
Página web
Instagram
Twitter
Ficha en la web de La Cúpula


22.10.18

EL PRINCIPE Y LA MODISTA DE JEN WANG

No hay comentarios
Título: El Príncipe y la Modista | Autora: Jen Wang | Traducción: Julia Osuna Aguilar | Editorial: Sapristi | Precio: 17'90€


Después de leer En La Vida Real, guionizado por Cory Doctorow, me enamoré por completo del estilo de Jen Wang, tanto por estilo narrativo visual como por su diseño de personajes. Así que tenía muchas ganas de leer su última obra, enteramente creada por ella, tanto guión como dibujo y color. El Príncipe y la Modista se ha publicado hace escasos días y cuando me enteré de ello, solicité el ejemplar sin dudarlo, después de un trabajo visual como el de En La Vida Real me moría de ganas de ver que era capaz de hacer Jen Wang como guionista. Y qué maravilla.

En este cómic se nos presenta a dos personajes y a sus circunstancias. Por un lado tenemos a Frances, una humilde modista que trabaja en un taller en el que se tiene que ceñir a la norma establecida a la hora de vestir, encadenada al concepto de buen gusto que tiene la sociedad parisina en los inicios de la era moderna. Por otro lado, esta Sebastian, un príncipe al que sus padres están intentando casar con una muchacha digna de la posición que ocupa, algo que le hace muy infeliz. Pero Sebastian tiene un secreto, y cuando ve la obra de Frances en el baile real celebrado en honor del príncipe, decide darle trabajo siendo su modista personal. Pero Frances no está preparada para descubrir el motivo por el que el príncipe requiere sus servicios. Y es que a Sebastian le gustan los vestidos y necesita del talento de Frances para sacar esa parte de él que esconde al mundo. Y así, juntos, se convertirán en un icono de la moda parisina, Sebastian siendo Lady Cristalia, la cara visible de las obras de Frances, la percha, quien muestra su talento; y Frances en la sombra, creando vestidos de fantasía para el alter ego de Sebastian. Y así, ambos comparten el secreto, beneficiándose mutuamente, no sin llegar a un punto de no retorno donde la parece que sus intereses chocan, y ambos tendrán que decidir qué hacer y como afrontar sus diferencias.

En el Príncipe y la Modista se exploran varios temas. La tolerancia o más bien la diversidad (no me gusta la palabra tolerancia porque implica que para ser válido los demás tienen que aprobar tu manera de ser, pero eso es otro tema) es el eje principal de la historia, la moraleja si queréis decirlo así. Pero también se habla del amor, la amistad, los sueños y la dignidad, conceptos muy importantes. Especialmente el de la dignidad ha sido el que más me ha gustado. ¿Debo dejar mis sueños a un lado por amistad o amor? ¿Hasta dónde llegan esos límites? ¿Cómo saber cuando ceder y cuando no mirar atrás? Cosas muy importantes a la hora de ser un individuo completo, al margen de lo que puedas querer a las personas que te rodean. A veces, tienes que mirar por ti, y otras, tienes que saber rectificar y saber cuando el que está haciendo las cosas mal eres tú.

Por supuesto, el tema de la fascinación por los vestidos de Sebastian es el motor de la historia, también se acaricia con la punta de los dedos temas de identidad de género y sexualidad, pero de manera velada y natural, en ningún momento está esa necesidad de ponerle nombre y ojo, no digo que ese tipo de cosas sean innecesarias en otras obras, pero aquí la manera de abordarlo es orgánica y sobre todo, adecuada. Además, visualmente le da muchísimo juego. Jen Wang ya se lucía en En La Vida real, aprovechando el mundo virtual del videojuego RPG en el que se centraba el cómic, pero aquí ha ido mucho más lejos. Es un estilo Disney pero mucho más espectacular y colorido si cabe; sin olvidar la sobriedad de los personajes secundarios, más acordes a la época en la que la historia se desarrolla. Los vestidos de Lady Cristalia son espectaculares y dan ganas de poder sacarlos de las páginas del libro para poder vestirlos. Tengo que decir que lo que me motivó a solicitar un ejemplar fue el dibujo, porque adoro el estilo de Wang y la verdad, no solo no me ha decepcionado, si no que ha llegado mucho más lejos.

Y a nivel de guión, no puedo decir mucho más. Jen Wang no solo sabe dibujar, ha quedado claro con esta historia, perfectamente desarrollada, con unos personajes bien perfilados y unos conflictos resueltos sin dejar nada al aire, sin resultar precipitado. Simplemente precioso.

Me gustaría poder señalar algo negativo, porque no todo van a ser cosas buenas. pero en este caso no lo veo. Es de esas lecturas que se sitúan entre las mejores del año, sin nada que pueda decir que me haya disgustado. Así que os animo a leerlo. Compradlo, sacadlo de la biblioteca, pero dadle una oportunidad.


18.10.18

BINTI DE NNEDI OKORAFOR

No hay comentarios
Título: Binti | Autora: Nnedi Okorafor | Traducción: Carla Bataller Estruch | Editorial: Crononauta | Precio: 14'00€


Hace ya un mes que fue el Ansible Fest, el primer festival de ciencia ficción feminista del Estado. Se celebró en Bilbao, y como servidora es de esa ciudad en la que jamás de los jamases deja de llover, allí fui, voluntaria y con un puñado de céntimos que gastar en los diferentes puestos de las editoriales que allí se habían desplazado. Estaba totalmente encandilada con el stand de Cerbero, pero claro, había muchas más editoriales por allí, y cuando me acerqué al puestecito de Crononauta y vi Binti, me llamó mucho la atención. Eso, sumado a que una chica que estaba allí me contó maravillas de esta pequeña novela, hicieron que quisiera leerlo cuanto antes. Y allí, esperando a que proyectaran el documental de Arwen Curry llamado The Worlds of Ursula K Leguin, devoré las escasas 109 páginas de esta historia.

 Aquí se cuenta la historia de una chica, Binti, que abandona su pueblo natal, su planeta, para irse a estudiar a Oozma Uni, la mejor institución de educación superior de la galaxia. Conseguir una plaza es un honor difícil de lograr, pero su familia no está de acuerdo, y la gente de su pueblo, los himbi, es una cultura muy preocupada por sus costumbres y que jamás vería con buenos ojos que que una de los suyos rompiera lo establecido. Pero Binti necesita irse, necesita abandonar el nido, y rechazar una oportunidad así no es fácil. Tiene una habilidad asombrosa para las matemáticas, y ¿cómo iba a decir que no a entrar en la mejor universidad de la galaxia?

Podría decirse que estamos frente a un coming of age, de esos que tratan del cambio de la adolescencia a un estado más adulto, donde todo es miedo, dudas y a la vez, nervios y ganas de ver que es lo que hay más allá del nido. Binti es eso y mucho más, por supuesto, si no, no tendría nada demasiado especial, porque historias con esa premisa hay a patadas en el mercado. Entonces ¿qué hace que esta corta novela destaque sobre las demás?

Primero sería conveniente señalar que estamos ante la primera parte de una trilogía de novelas cortas que tienen a Binti como protagonista. Su finalidad es más bien introductoria. Se presenta al personaje, sus circunstancias, y se nos cuenta como abandona su pueblo a escondidas y emprende un viaje en una nave hasta Oozma Uni, y como el comienzo de su aventura personal se ve atravesado por un ataque a la nave que transporta a los futuros alumnos hasta el planeta. Aquí es cuando empezamos a ver mejor su personalidad, y esta pequeña aventura servirá de introducción a los pensamientos de Binti, no en vano la narración de esta pequeña novela tiene un tono introspectivo, en el que lo primordial son los sentimientos de la protagonista, sus miedos y su forma de ver su cultura y de entender incluso al enemigo, una especie de medusas con las que es capaz de comunicarse. Una de estas medusas, Okwu, es la que más juego da, pero explicar quién es, qué hace y sus motivaciones está de más, fundamentalmente porque si lo sabéis de antemano, pierde un poco la gracia.

Y por supuesto el eterno dilema entre abandonar el nido o quedarse. Binti no desprecia su cultura, durante la historia podemos ver como la ama e intenta seguir con sus costumbres como puede, a pesar de que mantenerlas fuera de casa sea bastante más complicado de lo que parecía en un principio. Pero a la vez no puede quedarse, se niega a seguir una vida escrita por otros, quiere aprovechar su potencial y desperdiciar una oportunidad así sería hasta ofensivo para todos aquellos que no tienen la misma suerte. Si, Binti se va, y su familia y demás seres queridos con total seguridad se sentirán traicionados, pero ella jamás olvida quién es y de donde viene.

Y si, decir que no hay una carga ideológica detrás sería mentir. Podemos reconocer cosas que suceden en la actualidad, desprecios e incomprensiones hacia personas racializadas por parte de personas que no entienden su forma de vivir, pero no llega a regodearse en ello, es un elemento más: Binti es distinta y no solo eso, si no que los que no son como ella se lo recuerdan constantemente, despreciandola y riéndose de ella. Es algo a tener en cuenta, al fin y al cabo, la cultura de Binti es parte de ella, y obviarla en la historia y todas las consecuencias que tiene salir al exterior, a un lugar donde nadie comprende esas cosas sería un error.

Binti es una historia breve, que cuenta un viaje en todos los sentidos de la palabra, que sirve para introducir al personaje, sus costumbres y su forma de pensar. Puede que se quede corto, puede que te quedes con un sabor de boca extraño. con un ¿y esto es todo? entre los labios, pero no debemos olvidar que esto es lo que es, una breve introducción a un mundo mucho más grande. Al fin y al cabo, la vida de Binti acaba de empezar con este viaje, y la historia que se nos va a contar, también.


16.9.18

CARA O CRUZ: CONVIVIENDO CON UN TRASTORNO MENTAL DE LOU LUBIE

No hay comentarios

No se cómo comenzar esta reseña. No lo sé porque de lo que vengo a hablar es de algo que me toca muy de cerca, a un nivel de cara a cara, de mirarme al espejo por las mañanas y asumir que eso soy yo. No el exterior, que también, sino el interior. Mirarte a los ojos y ver lo que hay detrás de ellos sabiendo que no sabes muy bien como estarás es agonizante.

La historia de Cara o Cruz es una historia a caballo entre la autobiografía y el texto divulgativo. Lou Lubie sufre de ciclotimia, una enfermedad del espectro bipolar no tan conocida como los tipos I y II de la misma, pero que hace sufrir aproximadamente al 1% de la población mundial. Yo no la tengo diagnosticada pero es probable que la sufra, no porque lo haya leído aquí, si no porque son muchos años de terapias y de visitas a urgencias y al final siempre te acaban dando una aproximación. Y honestamente, pasar las páginas de este cómic ha sido como verme reflejada en ese espejo del que os hablaba más arriba.

La autora nos habla de como comenzó, de los sentimientos iniciales, de esa mancha en el pecho que al principio era pequeñita y luego la devoró para volver a aparecer tiempo más tarde. Ella lo llama su zorro. Pero le costó mucho trabajo descubrir de qué se trataba. Antes pasó por otros diagnósticos: depresión, ansiedad, fobia social... con medicaciones que eran contraproducentes para su trastorno, estuvo ingresada en el hospital psiquiátrico, sus relaciones personales se veían constantemente comprometidas por culpa de algo que ella no sabía manejar y que además parecía que a los demás no le importaba demasiado. Lou describe a la perfección los sentimientos y la agonía que se siente durante el descubrimiento, durante la fase de diagnóstico (diagnóstico que a veces no llega a tiempo) y de como afecta a tus relaciones y a las personas que más quieres. Porque asusta, asusta decirle a tu pareja que tienes un problema así, que hay días que no puedes levantarte de la cama y que otros... otros te gastas el dinero que no tienes en tonterías solo para sentir el subidón porque necesitas más (hipomanía). Y luego que te quieras matar, no porque quieras dejar el mundo, simplemente porque quieres dejar de sufrir. La irritabilidad sin motivo, el llanto, la dependencia, el miedo a que de la noche a la mañana se cansen de ti... cosas que si no sabes de donde vienen raro va a ser que puedas controlar, y ya es difícil aun sabiéndolo.


La angustia constante, el miedo al futuro porque no ves ninguno, la hipersensibilidad, el pánico al rechazo y al abandono, querer siempre MÁS y no saber ir más despacio, el miedo a ser una carga. Cómo los profesionales de la salud mental se contradicen entre si y cómo ello retrasa un tratamiento adecuado, a veces simplemente por pura cuestión de ego profesional y no por querer ayudar al paciente (con todos mis respetos para los profesionales de la salud mental que de verdad trabajan por nosotros, yo he tenido experiencias de sobra para darme cuenta de que los egos, como en cualquier profesión, relucen mucho en la psiquiatría). El NO SER SUFICIENTE, jamás. Cuando eres consciente de que lo que te pasa tiene un nombre es cuando puedes encararte a ello y aprender a vivir juntos, porque al final no te puedes deshacer de algo así, simplemente convivir con ello, aceptarlo y saber donde está el límite. Es un trabajo agotador, pero merece la pena el esfuerzo, merece la pena vivir, merece la pena estar aquí, mirar atrás y ver todos los pasos caminados.


Sobre la parte narrativa, que decir, me parece una maravilla. Dar este tipo de información de una manera tan clara y sencilla pero a la vez seria no es fácil, y Lou Lubie lo ha conseguido. Con una distribución de viñetas clara, con la información bien sintetizada pero con lo esencial, no solo nos transmite sus propios sentimientos y su evolución  si no que nos explica una enfermedad y hace la información accesible a todo el público.

Leedlo, por favor, leedlo. Es una lectura que te ayuda a entender mejor a los demás, a ti mismo y a un mundo que si te da la espalda, puede que acabe contigo.

20.6.18

LEÑADORAS

2 comentarios
Título: Leñadoras | VV.AA. | Editoral: Sapristi | Traducción: Igna Pellisa | Precio: 19'90€

Hace ya tres años que escribí una reseña de Lumberjanes. Hoy, en junio de 2018, en España se está publicando bajo el nombre de Leñadoras y va por el tercer tomo recopilatorio. Algo que cuando escribí aquellas líneas se me antojaba inimaginable. Dos años después, la serie se publica con regularidad y suficiente éxito como para llegar a las librerías de la mano de Sapristi. Y no podría estar más contenta.


El argumento sigue siendo el mismo que aquel que describí en 2015: un grupo de chicas en un campamento de verano algo peculiar. Pero no más peculiar que ellas. La verdad es que cuando escribí aquellas líneas la historia estaba ya bastante avanzada, así que no puedo más que refrescar ligeramente lo que escribí por aquel entonces, que no ha cambiado apenas en tres años. Leñadoras sigue siendo una historia fresca, divertida y llena de diversidad, con un público objetivo muy marcado (chavalitas jovenes) pero que absolutamente cualquiera podría disfrutar sin problema alguno.

La acción se desarrolla en un campamento de verano femenino en el que las protagonistas, April, Jo, Molly, Mal y Ripley se conocerán por primera vez y se convertirán en, dicho de una manera vulgar, culo y mierda. Desde la primera página de Leñadoras el ritmo es una locura total, solo va hacia arriba y pocas son las veces en las que la narración nos permita coger aire. Es precisamente ese uno de sus encantos y algo que pega totalmente tanto como con el argumento como con el elenco de protagonistas que se nos presenta. Leñadoras es la mezcla perfecta entre Gravity Falls y Buffy Cazavampiros. Los elementos sobrenaturales, juntados con el valor de la amistad femenina y la juventud son un puñetero soplo de aire fresco a las estanterías de las librerías. Personajes diversos en los que la chavalería se puede ver reflejada con facilidad sin necesidad de convertir la historia en propaganda (como diría la amiga Laura Gallego), simplemente mostrando la puñetera realidad: que no todo el mundo funciona igual, y que cada vez más gente siente la necesidad de verse representado en las historias que se cuentan. No sabéis lo importante que es, y más a ciertas edades, poder verte reflejado en algún sitio. Ver que existes, o que no estás solo.

Podría hablar de otras cosas como el dibujo. No es ningún secreto que soy muy fan de Noelle Stevenson, y es quien ha hecho muchas de las portadas, pero también es verdad que en este caso su mayor aportación se centra en el guión. Sin embargo, las otras dibujantes y coloristas no se quedan atrás. El estilo de dibujo de todas ellas no podría ser más adecuado, dinámico, joven, impactante; con una paleta de colores muy acorde con todo lo que se cuenta en las páginas. Y es que el lenguaje de los cómics es complejo. Por mucho que una buena historia vaya acompañado de un buen dibujo y color, todos los elementos deben congeniar de la manera correcta. En esto Leñadoras no falla en absoluto así que podemos darnos por satisfechos.


Son demasiado monas.
Quizás lo que me daba mas respeto de la edición española era la traducción. En una obra en la que se utiliza tanta cantidad de jerga, puede ser complicado adaptarlo y que no suene demasiado desfasado, pero afortunadamente, la persona encargada de la traducción, Igna Pellisa en este caso, ha sabido como adaptar muy bien la cantidad de expresiones que pueblan las páginas de este cómic.

Ojalá poder aportar algo nuevo a lo que dije hace unos años, pero la verdad es que no puedo. Lo que leí entonces y mi opinión sobre ello se corresponde al cien por cien con lo que he leído ahora, así que no puedo más que animaros a que paséis por vuestra librería habitual y os hagáis con los ejemplares. Si os apetece una historia juvenil, fresca, valiente, con protagonistas no solo divertidos si no que también son reales, amistad femenina y mucha magia, esto es para vosotros.


Enlaces de interés:

Lumberjanes (2015)
Noelle Stevenson






Design by Winter Studio © 2015.