21.4.17

NO ME CUENTES CÓMO TERMINA LA HISTORIA DE CARLOS CARRANZA

No hay comentarios

No sé muy bien qué me empujó a comprar este libro. El título, la portada, la sinopsis... todo desprendía un aire de misterio que me pedía a gritos que me hiciera con él. A veces las corazonadas son una mierda y te llevan a descubrir cosas que jamás debiste conocer. Este no ha sido el caso de No Me Cuentes Cómo Termina La Historia. Bajo una premisa muy típica y humana, la de un chico inadaptado e invisible (y que así prefiere mantenerse) que quiere empezar de cero lejos de su ciudad natal, nos encontramos con una novela llena de personajes y situaciones de lo más cercanas y reales. 

Roque tiene 21 años, y ha pedido el Erasmus a Dijon, Francia, para poder alejarse de Zaragoza y ser él mismo de una vez, sin presiones y sin preocupaciones. Quizás no lo termina siendo de la manera que tenía prevista y quizás conocer gente nueva y abrir sus horizontes no sea ni de lejos sus objetivos a la hora de embarcarse en esta aventura, pero en el viaje en tren coincide con Lola, una chica que, en apariencia, no podría ser más opuesta a él y que habla por los codos. Y para colmo de males, va a parar a la misma ciudad que él, también con una beca Erasmus, así que parece que están condenados a entenderse. Y bueno, lo que en principio es una pesadilla para alguien que solo busca tranquilidad, termina siendo una balsa salvavidas para una persona que necesita ser forzada a salir de su zona de confort y comprobar lejos de su casa si el problema es él, los demás o las circunstancias.

Roque se pasa un año entero en Dijon, y se puede apreciar a la perfección su evolución según pasan los meses, algo que también se nota según vas leyendo el libro. No es de esos en los que transcurre un año pero que al terminar te deja esa sensación de que todos los acontecimientos de la novela han pasado en, como mucho, dos meses. No, aquí el tiempo es el que es, coherente con los acontecimientos y con el desarrollo de personajes y trama.

Para Roque, este año es clave en su vida. Las fiestas, las clases y los compañeros de residencia le muestran un abanico de posibilidades que parecía no tener en cuenta. Aprende a arreglar sus malentendidos a hostias (metafóricas), a confiar en los demás y también aprende a ganarse la confianza de otros. Y a dejarse llevar, eso también es importante. 

Sobre la relación del protagonista con la gente que va conociendo (Logan, Gabriel, Carla, Adrián, Ingrid, Aaron...), me ha gustado especialmente como todos parecen cobrar cierto protagonismo en algunas partes de la historia para luego quedar relegados a un plano más secundario. Igual en otro tipo de novela esto habría sido un punto en contra, pero en este caso lo veo necesario para que la lectura resulte realista. Pensad en un momento en vuestras clases y en toda la gente que hay dentro de ellas. ¿Con cuantas de esas personas habéis vivido momentos únicos e importantes para después acabar cada uno por caminos algo separados pero sin llegar a perder el contacto? Pues es lo que le pasa a Roque. La gente entra y sale de la vida de uno con mucha facilidad, algunos se quedan más, otros quizás no tanto y otros desaparecen por completo. 
Roque conoce a gente, tiene historias con ellos, pero al final, su confidente, su roca, su compañera en la aventura desde antes de que empezara es Lola. Es esa persona que todos tenemos a nuestro lado y que por más amigos que tengamos y por más que nuestras vidas vayan por caminos distintos, sabemos por algún motivo irracional, que siempre va a estar ahí. 
Lo que quiero decir con los secundarios es que si, son amigos de Roque y le aportan muchas cosas (tanto a él como personaje como a la trama de la novela) pero a la vez que su año avanza y crea recuerdos, ellos también lo hacen. Crean sus propias vidas y no se quedan como simples satélites del personaje protagonista. Incluso Lola, que es su mejor amiga, tiene vida más allá de él.

Me he centrado mucho en los personajes, pero también hay otra cosa que me ha gustado mucho y es como se presentan las relaciones sexuales y/o sentimentales en el libro. Se habla de sexo sin tapujos pero tampoco de una manera digna de revista pornográfica o de fanfic yaoi, extremos en los que es muy fácil caer. No es que tenga un problema con las escenas explicitas, es simplemente, que a veces, cuando lees un libro, no te apetece que cada dos por tres se hagan referencias super explicitas del tema, desvía de la lectura y le da una importancia al tema que no la tiene, a no ser que sea una novela erótica. Y por si eso fuera poco, presenta más tipos de relaciones que las cerradas o las heterosexuales sin demonizar las primeras (ni verlas como algo irreal) y sin hacer demasiado hincapié en la naturaleza de las segundas.

El último capítulo me ha encantado, especialmente por la reflexión final: se le da mucha importancia a las primeras veces (un primer beso, la primera mirada que intercambias con alguien, tu primer viaje y si, venga, el primer polvo) pero raras veces le damos la importancia que merecen a las últimas veces que hacemos algo. Porque cerrar una etapa es abrir una nueva. Y para mi siempre han tenido más peso esos momentos que las famosas primeras veces.

Esta novela me habla a muchos niveles. Yo nunca he vivido una experiencia Erasmus, pero si he estado un año viviendo fuera de casa y cuando he vuelto no era la misma persona que cuando me marché. Al igual que Roque, conocí gente, descubrí que relacionarme con los demás no era tan complicado, empecé a dejar que entrara un poco de luz y, aunque nunca dejé de ser yo misma, la diferencia principal es que dejé de esconderme. Creo que ha sido una mezcla de todo: la novela, mi capacidad de conectar con ella por experiencias propias y unos personajes y situaciones muy reales lo que han hecho que este libro me llegara tan adentro. Y puedo afirmar, a mediados de abril aún, que esta novela estará entre mis mejores lecturas de 2017.

19.4.17

MI PRIMER ALBUM DIGITAL (decente)

1 comentario

Hacía tiempo que quería montarme un album digital con algunos de mis trabajos. Y entonces Saal Digital me dio un cupón de 40 euros para probar los suyos y aproveché para hacerme un álbum con las fotografías que tome durante la gira de Against The Current por España, gira en la que yo acompañé a Silhouet como su fotógrafa. De la experiencia os hablaré en otra entrada pero hoy tengo que hablaros de lo contenta que estoy con el producto.

Ya había probado con otras marcas esto de los álbumes digitales, pero siempre salía desencantada. Real. Colores mal impresos, papel de mala calidad, acabados mediocres y el logo de la marca en la cubierta. Y aunque todos estos servicios funcionan más o menos igual (maquetación mediante un programa, pago por intenet y el producto se recibe en casa) el acabado no es el mismo. Yo fui a probar. Escogí el álbum más básico de todos, exceptuando quizás que el grosor escogido fue algo más sólido que la versión básica y con eso, pude apañarme mi álbum por 40€ gastos de envío incluidos.

El color impresionante, la vista 180º del álbum hace que no se muestre ninguna doblez extraña si quieres poner una imagen en dos páginas (una cosa que me preocupaba mucho) y los materiales, a pesar de haber escogido los más básicos (exceptuando el grosor de la página, ahí aposté un poco más alto) increíbles.

El cupón me lo dieron a cambio de una reseña del producto pero de verdad, estoy encantada. Los acabados son impecables, y el único defecto que puedo sacarle es que en una de las páginas, la tinta aún estaba un poco fresca... así que hay que tener un poco de cuidado la primera vez que se abre el álbum. Por lo demás, tengo pensado montar más álbumes así con mis próximos proyectos. En cuanto termine mi proyecto 100 Extraños (pasaos por mi instagram para ver alguno de los retratos) pienso juntarlos todos y desde luego, no pondría en otras manos esta tarea.

Si queréis saber más, id aquí y ahí tenéis todos los detalles.

Y estas son algunas de las fotos que escogí para montar el álbum:



Portafolio
Instagram
Twitter

16.4.17

SI NO DESPIERTO DE LAUREN OLIVER

No hay comentarios

B de Blok trae la reedición de Si No Despierto con motivo de su próxima adaptación a la pantalla grande, con contenido extra: dos historias nuevas y varios textos de la autora sobre el libro al final de la novela. Al margen de eso, Si No Despierto es mi segunda toma de contacto con Lauren Oliver: ya había leído su famosísima trilogía Delirium, pero la verdad es que no me gustó nada de nada y eso hizo que la idea de leer alguna novela suya me tirara bastante para atrás (exceptuando quizás Rooms que lo tengo esperando en la estantería, aunque tampoco tiene muy buenas críticas). Pero Si No Despierto, aunque no me ha parecido el best seller del siglo, si que me ha gustado.

Sam Kingston es popular. Tiene un grupo de amigas, un novio guapísimo y le va genial en la vida. Pero un día, volviendo de una fiesta que no ha ido como esperaba, muere en un accidente de tráfico. A partir de entonces revivirá hasta siete veces el que fue el último día de su vida, pudiendo cambiar cosas aquí y allá para hacer que las cosas no salgan como lo hicieron en un principio.

En Si No Despierto se afrontan varias cuestiones. Por supuesto, el acoso escolar no podía faltar, pero la protagonista, al morir y empezar a revivir el último día de su vida continuamente empieza a cuestionarse sus elecciones. ¿Por qué me río de Juliet Skyes? ¿Por qué salgo con Rob Cokran? ¿Por qué coqueteo con ese profesor tan mono que parece corresponderme? ¿está bien? ¿no debería resultarme repulsivo? Al morir y poder revisitar tantas veces los mismos escenarios y comprobar que el más mínimo cambio puede alterar toda una serie de acontecimientos, Sam empieza a ser consciente del poder que tienen sus acciones. Comienza a darse cuenta de que lo que le gusta en realidad no es que le guste, es que se da por hecho que así tiene que ser, y a veces una mentira contada muchas veces puede parecer cierta, y de tanto contarla hasta uno mismo se lo llega a creer. Y es un poco lo que le ha pasado a Sam.

Tenía un poco de miedo porque al ser un libro de estas características, tenía todas las papeletas para ser tremendamente repetitivo, aún más con el añadido de que la protagonista revive siete veces el último día de su vida. Pero no lo ha sido tanto. El primer día se explica con pelos y señales, pero en los demás simplemente se nos habla de los cambios que realiza la protagonista en cada momento. Si algo se queda igual, o no se menciona o se hace de pasada.

Lo que no me ha acabado de convencer es como terminan las cosas entre Sam y su grupo de amigas, especialmente Lindsay. Sam descubre una cosa terrible que hizo Lindsay y que afecta a la vida de una tercera persona por completo. Y Sam al principio se cabrea, pero acaba perdonándola como si tal cosa, cuando no hace más que recordarnos que Lindsay manipula y utiliza a la gente y que nunca puedes estar segura de si de verdad se interesa por ti o eres un pasatiempo. Una especie de "mira que cabrona es mi amiga pero todos tenemos defectos así que no pasa nada ¡cómo la quiero!"


De aspectos negativos también diría el instalove. Si, Sam se da cuenta de que Rob es un cretino bastante asquerosillo, pero de ahí a darse cuenta de que Kent, su amigo de la infancia, es la persona de la que lleva toda su vida enamorada hay un mundo. También lo hay entre apreciar y darte cuenta de que alguien ha estado a tu lado durante años sin tu darle reconocimiento a de pronto querer ser la madre de sus hijos. En fin. Lo de siempre.

En conjunto Si No Despierto me ha gustado mucho, con sus más y sus menos, pero ahí esta. Me sorprende que para ser la primera novela de Lauren Oliver, sea la mejor valorada por sus lectores y honestamente, después de leer Delirium ya ni sabía que me iba a encontrar. Pero fijate, me ha gustado. ¿Estaré siendo demasiado indulgente? Bah, que más da.

14.4.17

ARCHIE

No hay comentarios

Conocí a Archie en las mañanas de Telecinco de mi niñez, cuando echaban una serie de dibujos llamada Los Misterios de Archie. Yo entonces no tenía ni idea de que estaba basada en unos tebeos que llevaban publicándose 70 años, como tampoco sabía que el personaje de Sabrina de Sabrina, The Teenage Witch estaba basado en un personaje de dichos cómics. No, fue unos cuantos años después, cuando, al terminar una maratón de Sabrina, me dio por googlear y me enteré de todo ello. Y años después, Archie ha vuelto ¡en forma de chapa!

Bueno, en forma de chapa no, pero me entendéis. Las aventuras de Archie se han modernizado y coincidiendo justo con el estreno de la serie de televisión Riverdale, el primer volumen de la serie se ha publicado en España. Y mis niños, yo no se que tiene esto, pero me he enganchado muchísimo.

Cubierta alternativa por Cliff Chiang
Y es que en Archie no se cuenta nada que no conozcamos ya. Los personajes son los de siempre, vestidos un poco más modernetes, con teléfono móvil pero con las personalidades que ya conocemos (en el caso de que esta no sea nuestra primera toma de contacto con los habitantes de Riverdale) y los conflictos de siempre. En este primer volumen nos presentan a Archie, a Betty, a Veronica, a Jughead, a Reggie y a unos cuantos personajes más. Es todo de cero, Veronica se acaba de mudar a Riverdale y causará estragos en la relación de Archie y Betty. Pero ahí estará Reggie para entrometerse y liarla todavía más, mientras que el pobre Jughead intenta ayudar a su amigo en todo lo que puede. ¿Qué os había dicho? ¿argumento simple o qué? PUES SI. Una chorrada. Pero es que estos personajes tienen encanto y este lavado de cara tan pop tiene un que se yo que no se que que me mato ya vale.


El dibujo varia mucho, personalmente me quedo con el de los números del #1 al #3, porque Fiona Staples (Saga) está espectacular y el cambio a partir del cuarto no le hace demasiada justicia aunque no esté tampoco mal, se adapta bien al estilo de la serie pero simplemente se nota mucho la diferencia y pues mira, personalmente prefiero el dibujo de Fiona. Las cosas son así.

EL MÁS ALLÁ CON ARCHIE

Por otro lado, El Más Allá Con Archie es una serie que surgió casi por accidente. Francesco Francavilla hizo una portada alternativa para la serie Life With Archie en la que se plasmaba una escena muy pintoresca y campestre: Archie el el cementerio escapando de Jughead, Betty y Veronica convertidos en zombies. Pero dentro de las páginas del tebeo no había nada remotamente parecido, y el siguiente paso lógico era transformar la idea inicial en un cómic. Así es como nace Afterlife With Archie (o El Más Allá Con Archie), una serie sobre los personajes de Riverdale en una ambientación bastante diferente a lo que están habituados.

Portada alternativa de Francesco Francavilla
El perro de Jughead, Hotdog, ha sido atropellado, y éste va a pedirle ayuda a Sabrina Spellman. Pero cuando sus tías le dicen que el animal ha muerto y que no se puede hacer nada por ayudarlo, Sabrina decide que puede intentarlo, y así es como trae de vuelta a un Hotdog ligeramente cambiado, que al morder a Jughead hace que se desencadene la epidemia. Los habitantes de Riverdale están en peligro y ni siquiera Archie Andrews puede salvarles la vida.

Este primer volumen me ha gustado especialmente por el aire tenebroso y, aunque a veces podía recordarme a algún episodio de Los Misterios de Archie, el tono era mucho más subido que el de la serie de animación. En fin, Archie y zombies. Y creíais que lo habíais visto todo. De verdad, yo casi esperaba una comedia disfrazada de historia de terror, pero lo que tenemos entre manos es una historia que se toma muy en serio a si misma sin llegar a ser en ningún momento pretenciosa. No me esperaba tantísima tensión en una cosa así, para ser sincera. Un dibujo y sobre todo, un color muy apropiados para esta serie son los que se han empleado en las páginas de este tomo, con predominancia de los rojos, azules, magentas y negros; prácticamente los demás colores no existen, y si aparecen, son en ocasiones puntuales. 

Este lavado de cara de Archie (tanto la serie normal como esta última) ha sido más que adecuado para reintroducir este mítico personaje a los más jovenes, que, aunque ya estarán disfrutando con Riverdale, con estos tebeos también pueden pasar un buen rato.



11.4.17

UNA SERIE DE CATASTROFICAS DESDICHAS DE LEMONY SNICKET: UN MAL PRINCIPIO Y LA HABITACIÓN DE LOS REPTILES

3 comentarios

¿Quién no conoce a estas alturas el inicio de la trágica historia de los hermanos Baudelaire? Ya sea por la película protagonizada por Jim Carrey que hizo Nickelodeon en el 2004, ya sea por la adaptación de Netflix, estoy segura de que a todos os suena de algo. Aunque sea un poquito. ¿No? Bueno, entonces, hagamos un pequeño resumen.

Violet, Klaus y Sunny son tres hermanos con extraordinario talento. Violet es una excepcional inventora. Klaus devora libros como si no hubiera un mañana. Y Sunny, devora cosas. Literalmente. Sus cuatro dientes son el arma más peligrosa y la herramienta más útil que te puedas imaginar.
Pero un día, en Playa Salada, reciben la trágica noticia: sus padres han muerto en un incendio de origen desconocido, y su mansión se ha visto reducida a cenizas. De pronto. los hermanos Baudelaire no tienen nada. Y el señor Poe, el banquero que guarda la herencia de los hermanos, es el encargado de buscarles un tutor. Así es como conocen al Conde Olaf, un desagradable personaje que va tras la fortuna de los huérfanos y que hará todo lo posible por conseguirla.


Así es ni más ni menos como comienzan las catastróficas desdichas de estos tres hermanos. En Un Mal Principio se nos presenta al que va a ser su némesis durante la friolera de 13 libros, el Conde Olaf. En La Habitación de Los Reptiles el escenario cambia y van a vivir con su tío Montgomery, un experto en serpientes que abrirá las puertas de su casa a un nuevo ayudante que no es quién dice ser.

Ambos libros están estructurados igual, y ambos libros destilan ese humor negro que muchos no llamarían así simplemente porque no son chistes de nazis, mujeres y demás maravillas. Porque estos libros, aunque son infantiles, los puede leer cualquiera y disfrutarlos igual. Las peripecias de estos tres hermanos y como tratan de sobrevivir a desdicha tras desdicha enganchan por la manera en la que Lemony Snicket, el narrador, nos las cuenta.  Y siempre vamos a saber que no van a tener un buen final.

Sobre sus adaptaciones, he de decir que la película me encanta a pesar de que es una versión es muy pobre: solo abarca las tres primeras novelas y se inventa unas cuantas cosas. Pero es que Jim Carrey encarna a un soberbio Conde Olaf; con una fotografía que me enamoró incluso cuando no sabía de que iba eso de la fotografía en el cine y un reparto muy acorde con sus personajes.

La serie de Netflix, sin embargo, no es que sea fiel, es que es calcada a lo que te encuentras en las novelas. Y no lo digo como algo malo en absoluto, ojo. Neil Patrick Harris es un Conde Olaf más repugnante incluso que el de Jim Carrey, y mira que es decir, y aunque los actores elegidos para hacer de los huérfanos Baudelaire no terminan de convencerme, están muy correctos. La figura del narrador, interpretada por Patrick Warburton, le da ese toque extra que hace que las novelas enamoren. Unos planos y una iluminación cuidados son el colofón de esta producción.


En resumen, a estos libros les tengo mucho cariño, y a la película también. Se leen en una tarde (me leí los dos en una sola noche y me daba tiempo a leer el tercero, pero no lo tengo aún jeje) y aaaaunque a veces caigan en ese tonillo repetitivo, son divertidos y hacen que quieras saber como sigue la historia, aunque sepas que a los Baudelaire nunca les saldrá nada bien. Y es que al fin y al cabo, esta no es una historia feliz.
Design by Winter Studio © 2015.